Las mujeres demandan más empleo que los hombres

El número total de mujeres demandantes de empleo en el pasado mes de octubre era de 3.257.274, lo que suponen 238.914 demandantes más del sexo femenino sobre el masculino.

mujeres empleoEl Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) ha presentado un resumen de datos estadísticos mensuales de octubre de 2013 acerca de los demandantes de empleo según su colectivo por sexo, edad y sectores económicos y lo que más llama la atención del informe es el número de mujeres paradas mayores de 25 años, que superan en 257.134 personas a los hombres.

El número de mujeres demandantes mayores de 25 años es en total de 2.976.094, pero el número de paradas registradas también supera al de los hombres en 163.939 personas mayores de 25 años.

¿Por qué es superior tanto el número de demandantes del sexo femenino como el número de paradas del mismo género registradas? Quizá la respuesta pueda darse inspeccionando la importancia e influencia de los sectores económicos para cada género.

El SEPE muestra que tanto hombres como mujeres demandan trabajo muy por encima de los datos reales de ocupados según los sectores. Así, en Agricultura se demandan 459.586 puestos de los cuales solo hay 143.015 ocupados y lo mismo ocurre en Industria donde casi 700.000 personas son demandantes y solo un 17’2% tiene trabajo. En la Construcción el porcentaje cae hasta el 8’5%, y en Servicios solo 575.704 de los casi 4 millones de demandantes tiene trabajo.

La tendencia por lo tanto se repite en ambos sexos. La demanda es mayor que la ocupación real. Sin embargo, el hecho de que las mujeres demanden más trabajo que los hombres, y esto sea más llamativo a partir de los 25 años, puede estar directamente relacionado con el hecho de que ellas tengan menos disponibilidad limitada, es decir, 138.098 hombres tienen disponibilidad limitada mientras que las mujeres son solo 104.700. En mayores de 25 años, 18.427 hombres tienen disponibilidad limitada, y las mujeres son 95.948.

La conclusión del estudio es que hay una descompensación irregular porque las mujeres demandan más empleo, lo encuentran antes pero también lo pierden antes, quizá relacionado con que a partir de los 25 años aumenta la maternidad, y después su disponibilidad es ilimitada porque cuando buscan trabajo se dedican exclusivamente a ello y durante más tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.