WikiLeaks. ¿A favor o en contra del periodismo?

Foto:
gizmosnack.com

Realizar una investigación acerca del fenómeno WikiLeaks es algo realmente interesante, pero a la vez resulta un poco frustrante. La cantidad de información que se puede encontrar acerca de este tema es inmensa y no solo se trata de información, sino que existen miles de debates éticos y deontológicos acerca de este tema que en ocasiones parece algo inabarcable.

Cuando estudiamos este caso, hay que tener en cuenta muchos factores: desde la vida de Assange, el fundador, para comprender el porqué de la creación de WikiLeaks, los casos más trascendentes y los premios que se le otorgaron. Pero mi compañera Alba y yo, decidimos también, bucear en el tema de la transparencia y la opacidad o el secreto y el poder para poder acercarnos un poco al mundo del periodismo, que es para lo que estamos formándonos. Y con ayuda de varios manuales y conversaciones con diferentes expertos del tema creo que algo hemos conseguido.

Finalmente extrajimos una serie de conclusiones en base a los objetivos que nos habíamos marcado al principio del proyecto. El principal consistía en analizar si realmente todas las informaciones filtradas por WikiLeaks han tenido un impacto en la sociedad y si esto ha jugado a favor de la transparencia y el periodismo.

En cuanto a lo primero, sí, no cabe duda de que WikiLeaks ha causado un impacto notable en la sociedad tanto para bien como para mal.

Y en segundo lugar, analizando si este fenómeno ha jugado o no favor de la transparencia y el periodismo hemos obtenido dos perspectivas diferentes:

  • Si consideramos WikiLeaks como una web que filtra información que ayuda a los periodistas a destapar casos de corrupción o sucesos que pueden poner en peligro a la población, sí estaríamos hablando de WikiLeaks como una organización creada con la finalidad de beneficiar al periodismo.
  • Si consideramos la cantidad de documentos filtrados (alguno de ellos sin analizar o contextualizar) diríamos que WikiLeaks no le ha hecho ningún favor al periodismo ya que la gran cantidad de información final da lugar a una sobreinformación donde los datos se pierden por el camino.

Quería volver a destacar, para finalizar, una de las explicaciones que nos brindó Jorge Lozano, profesor de la Universidad Complutense de Madrid y además experto en el tema de WikiLeaks y escritor de varios libros: “¿Qué preferiría usted, que le dieran 10 datos o 10.000.000 de datos? Sin duda elegimos lo primero, porque si elegimos la segunda opción corremos el riesgo de que entre tanta información se pierda lo realmente importante.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *