Real Madrid 105-107 Morabanc Andorra: Mai por

Morabanc Andorra dio la sorpresa al vencer al Real Madrid en el WiZink. Los andorranos jugaron un partido colosal y aguantaron la presión de los últimos minutos. Dylan Ennis puso la puntilla frente a Felipe Reyes

El nunca ceder frente al miedo del Morabanc Andorra se hizo patente en el pabellón del mejor conjunto de todo el baloncesto europeo. El Real Madrid, que no había perdido ningún partido en toda la temporada, claudicó frente a la insistencia de unos andorranos que, al igual que Asterix y Obelix, resisten de forma irreductible cada vez que visitan al ‘invasor’.

Ni siquiera en los prolegómenos finales, cuando el ambiente invitaba a la épica, el Morabanc demostró atisbo alguno de inseguridad. Empezó bien y acabó mejor. El primer tiempo estuvo dominado por un Andrew Albicy caliente desde el triple (4/7 en T3) y una magnífica defensa visitante sobre las estrellas merengues.

Solo el Facu Campazzo parecía mantener el guion de siempre, activo en el movimiento de la pelota y repartiendo asistencias (7 en el partido, el que más). La viva muestra de que el baloncesto no es solo un deporte para altos, el de Córdoba guarda en sus 179 centímetros varios tarros de las esencias. Amigo de Manu Ginóbili, qué se podía esperar.

Al descanso se llegó con 58-59 y un Real Madrid bajo mínimos, aunque todavía dentro del encuentro. El segundo tiempo correría derroteros similares, y eso que Sergio Llul (17 puntos) y sobre todo Jaycee Carrol (32 pt, máximo anotador) intentaron sumarse a la fiesta en pos de evitar la derrota. Resultado que empezó a atisbarse a partir del buen hacer de Shayne Whittington (16 pt, 4/6 en T2).

Facu Campazzo intenta anotar frente a la dura defensa del aro andorrana| Fuente: David Castaño.

El estadounidense bailó con las más ‘feas’ y salió triunfal, en frente, Walter Tavares y sobre todo Gustavo Ayón (expulsado por cinco faltas) con rostros de abatimiento. A mediados del tercer cuarto el electrónico reflejaba un 68-75, y al inicio de los últimos diez minutos el conjunto andorrano seguía por delante 86-94.

Sucede que, a veces, el orgullo puede más que la cabeza, el Madrid no carburaba pero aun así la tuvo, la bala, su bala. El ladrón, Jaycee Carroll, el anotador, el de siempre, Felipe Reyes. Lo poco que juega ya el ala – pívot andaluz y lo importante que sigue siendo en el WiZink Center.

El caso, que a falta de medio minuto para el final, el Morabanc vencía 101-105, y tan solo cinco segundos después el Real Madrid igualó el choque a 105. Última posesión para los de Andorra, sin miedo en el Principado, se la iba a jugar Dylan Ennis. Finta a la derecha, salida a la izquierda, Reyes incapaz de parar al canadiense y canasta a aro pasado.

Lo que bien empieza, mal acaba, salvo si usted, lector, es jugador o aficionado del Morabanc Andorra. Tuvo la última Sergio Llul a falta de tres segundos tras tiempo muerto de Pablo Laso, pero el triple desde ocho metros no tocó ni aro. Nada más sonar la bocina, estalló Ibon Navarro. No es para menos. Primera derrota del Real Madrid y en su casa. El Morabanc no se amilana. El miedo, que lo tengan otros.

 Ficha técnica:

105 – Real Madrid (26+32+26+21): Llull (17), Causeur (7), Prepelic (3), Randolph (7) y Tavares (12) -cinco inicial-, Campazzo (7), Reyes (10), Ayón (1), Yusta (2), Carroll (32) y Deck (7).

107 – Morabanc Andorra (33+26+33+15): Albicy (14), Vitali (17), Ennis (17), Shurna (10) y Diagne (10) -quinteto titular-, Luz (2), Stevic (9), Jelinek (10), Upshaw (2) y Whittington (16).

Árbitros: Carlos Cortés, José Ramón García Ortiz y Rafael Serrano.

Incidencias: Partido de la séptima jornada de la Liga Endesa, disputado en el Wizink Center de Madrid ante 8.083 espectadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.