Periodismo transmedia: interacción y profundización

Las narrativas transmedia ya tienen completamente conquistado el terreno de la ficción. Desde que en 2008, Henry Jenkins la definiese como aquella narrativa que “se desarrolla a través de múltiples plataformas mediáticas, y [en la que] cada nuevo texto hace una contribución específica y valiosa a la totalidad” numerosas franquicias han expandido sus universos a través de películas, libros, series, cómics, etc. Un ejemplo es Star Wars que cuenta sus historias no sólo a través de películas sino también de libros y una serie de televisión, entre otros formatos.

Sin embargo, en los últimos años la narrativa transmedia ha traspasado el terreno de la ficción y ha llegado al periodismo. Aunque no existe una definición consensuada de lo que es periodismo transmedia (igual que tampoco está clara la definición de la narrativa transmedia) podríamos decir que es “una forma de lenguaje periodístico que contempla, al mismo tiempo, distintos medios, con varios lenguajes y narrativas a partir de numerosos medios y para una infinidad de usuarios”(Porto y Flores, 2012). En el sector académico uno de los investigadores más destacados del transmedia journalism es Kevin Moloney, que adaptó los 7 principios del transmedia de Jenkins al ámbito periodístico.

Las claves de esta nueva forma de hacer periodismo son esencialmente tres. En primer lugar, el relato se expande a través de diferentes canales que tienen su propio lenguaje. Cada parcela de información debe adaptarse a la forma de comunicar del medio o formato en el que se esté transmitiendo. En segundo lugar, cada trozo de historia debe poder entenderse por sí mismo sin necesidad de recurrir al resto de informaciones para poder comprenderlo. Por último, el público receptor adquiere un papel destacado en este tipo de periodismo porque su interacción es esencial para la construcción de la historia. El receptor puede seleccionar qué quiere saber y qué no (y por eso es tan importante que los fragmentos sean independientes), pero además puede convertir una historia periodística tradicional en transmedia p.ej. al compartirla en redes sociales o al completar la información con imágenes o vídeos propios.

La alta caducidad de las noticias en la red dificulta la apuesta por el periodismo transmedia, ya que éste necesita de una planificación y un guion previos así como de un tiempo largo de ejecución porque profundiza y expande las historias mucho más allá de una noticia normal. Es por ello que el género más apropiado para este tipo de narrativa serían los reportajes.

Las narrativas transmedia se valen de todo tipo de canales (Imagen: Gabriela Pérez)
Las narrativas transmedia se valen de todo tipo de canales (Imagen: Gabriela Pérez)

El transmedia, al igual que muchas nuevas formas periodísticas como la realidad virtual o los videojuegos, viene facilitado por las mejoras tecnológicas. Sin embargo no todos los canales de una historia transmedia tienen por qué ser a través de la web sino que también se pueden enmarcar en esta estrategia libros, códigos QR insertos en publicaciones periódicas e incluso exposiciones. Para saber manejar todo ello, los nuevos periodistas han de ser profesionales polivalentes que, aunque no sean expertos en todas las herramientas, conozcan al menos el funcionamiento de cada una.

Aunque el concepto de narrativa y periodismo transmedia no está del todo definido ni en el campo académico ni en el profesional, y se confunda con otros términos como multimedia o crossmedia, en la práctica las estrategias transmedia están plenamente instauradas. Si bien en el ámbito de la ficción el transmedia ya es muy conocido y usado, en periodismo aún se encuentra en fase de crecimiento. Medios internacionales llevan ya años aplicando esta narrativa al periodismo pero en España aún no se ha terminado de implantar. El medio que en estos momentos encabeza la innovación en periodismo transmedia es el Lab RTVE que realiza numerosos proyectos como webdocs, vídeos en 360º… en torno a un tema. Sin embargo no es el único, tal y como señalan los entrevistados del proyecto de investigación Pensando en transmedia.

En definitiva, en España se está viviendo un proceso de expansión del periodismo transmedia, que poco a poco va encontrando aceptación entre las audiencias y generando interés en los medios. Las ventajas que ofrece, como la posibilidad de usar diferentes medios que atraigan a distintos públicos, la interacción que permite y la profundización en las historias, lo hacen idóneo para esta nueva era del consumo informativo a través de internet. El periodismo transmedia no es ya el futuro sino el presente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.