No eres un hombre si llevas falda.

No eres varonil si llevas falda, te tienen que gustar los hombres si vistes con vestido.

Todo esto es lo que se ha juzgado siempre y aún más en los últimos meses después de que el cantante Harry Styles apareciera en la portada de la revista Vogue USA en vestido para la edición de diciembre.

Foto: Vogue USA.

Harry Styles es el primer hombre que aparece en una portada de la revista, fue uno de los componentes de la “boy band” One Direction y actualmente es uno de los iconos de moda por sus estilismos andróginos.

Styles se pinta las uñas y los ojos, le gusta usar joyas, viste pantalones de pata de elefante o siente predilección por el encaje para sus entalladas camisas, es lo que muchos denominan como «femenino».

Foto: Vogue USA.

Y mi pregunta es: ¿Acaso lo que ha hecho Styles no lo han hecho ya otros iconos como David Bowie, Boy George o Tino Casal? Ya que vivimos en la época del «haterismo» y de la indignación por todo, no han tardado en alzar la voz aquellas personas que se posicionan en contra de la editorial de moda. Tanto gente para burlarse de que Styles es muy femenino como los del bando de que dicen que Styles se mofa del colectivo trans.

¿Un hombre en pantalones es más masculino, varonil o fuerte que otro vestido en falda?¿Qué tiene que ver que un hombre vista en falda para ser homosexual, heterosexual o bisexual? Los tiempos han cambiado y las mentes de las personas también deberían de cambiar.

Habría que quitarse los prejuicios sobre hombres y mujeres. Ni el color azul es de los chicos, ni el rosa de las chicas. Tampoco es necesario tener pene para sentirse hombre, ni que una chica vista con ropa oversize o masculina quiera ser un chico.

Todas estas creencias tradicionales lo único que hacen es que no creamos que existe la diversidad y que el mundo es así de básico. Pero no, la gente cada vez está más informada y cada vez luchan más por los derechos de los seres humanos y hacen referencia al dicho “vive y deja vivir”.

Por eso, no hay que defender la idea del hombre fuerte, varonil, luchador, hay que traer de vuelta al hombre libre. Al hombre que sí llora y al hombre que si se quiere poner una falda es igual de aceptable y hombre por poder ponérsela.

Hagamos lo que hagamos siempre van a criticar y por eso, os invito a sentir, a vivir y, por supuesto, a vestir como os dé la gana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.