Ramiro Curá, mucho más que un mozo de espadas

La plaza de toros de Las Ventas, la mayor de España y una de las más grandes del mundo, es considerada la catedral del toreo. El 17 de junio de 1931 se celebró la primera corrida pero hasta 1934 no se comenzó a utilizar con regularidad. A día de hoy es un símbolo de Madrid, acoge eventos como la Feria de San Isidro o espectáculos y actividades durante todo el año.

Una de estas actividades que propone la plaza de toros es conocer cómo se viste un torero. Ese fantástico ritual en el que Ramiro Curá, mozo de espadas del diestro Cayetano Rivera Ordóñez, nos presenta el proceso anterior a que el torero salte al ruedo, desde que se pone las medias hasta que se coloca la castañeda, la coletilla de los antiguos matadores.

Ramiro Curá es un argentino criado en Ronda, estudiante de sociología y amigo de la infancia de Cayetano Rivera, quizá por este motivo se acabó convirtiendo en su mozo de espadas. Fiel amante de las redes sociales, blogger aficionado y community manager en proceso, responde a mis preguntas para acercarnos un poco más a su mundo.

CAYETANO Y RAMIRO
Ramiro Curá tras Cayetano Rivera. Anuncio Loewe

– ¿Cómo fue el momento en el que cambió sus estudios de sociología por convertirse en el mozo de espadas de Cayetano Rivera?

No hay una relación directa entre dejar los estudios y convertirme en mozo de espadas de Cayetano. Él veía que la idea de presentarse en público se acercaba  y quería que su mozo de espadas fuera una persona de su total confianza, más allá de que perteneciera al mundo taurino o no. Así que un día me llamó y  me lo propuso.

–  Y, ¿por qué cree que Cayetano Rivera lo eligió para llevar a cabo esta función?

Porque para él lo más importante era la confianza. El mozo de espadas se convierte en una sombra del torero, al que ve más que a su propia familia durante determinadas épocas del año. Se pasa muchísimo tiempo juntos. Momentos alegres pero también de dudas y miedos. Es un puesto muy especial que requiere de una compenetración plena. De conocerse de tal manera, que te puedas adelantar  a sus pensamientos.

– ¿Qué significa para usted ser mozo de espadas?

Siempre digo que la mejor manera de definir la labor de un mozo de espadas para que lo entienda la gente ajena a este mundo es decir que es una mezcla entre road manager – quien organiza y planifica los viajes y todo lo referente a la logística del la “gira” – y de asistente personal – que todo lo relacionado con el entorno del torero esté siempre en orden. También supone un filtro con el entorno del diestro porque, al ser la persona más cercana, sabe perfectamente cuándo se le pueden hacer llegar ciertas noticias  que, por su especial delicadeza, le pueden afectar.

cid_617DABDD-33FA-4B78-89B4-B078E4380B51
Curá preparando el «ritual». Plaza de Las Ventas

– Y cuénteme, ¿cómo se viste a un torero? Cómo es ese fantástico ritual que muestra en la plaza de toros de Las Ventas.

Vestir a un torero tiene mucho de ritual, como usted bien dice. Al mediodía, una vez vuelve del sorteo, el mozo de espadas entra en la habitación del torero y “monta la silla”, es decir, deja colocadas sobre una silla todas las piezas de la vestimenta – leotardos, medias, taleguilla, camisa, tirantes, fajín, corbatín, montera… – en un escrupuloso orden casi idéntico en todos los toreros. Luego, cubre todo con el capote de paseo y deja tranquilo al “jefe” hasta la hora de vestirlo en que vuelve a entrar en la habitación.

Es una vestimenta que tiene mucho de femenino, empezando por las medias rosas que se ponen y las ligas que las sujetan a la altura de la rodilla. Un momento bastante delicado es el de colocar la castañeta – reminiscencia de la antigua coleta  – en la parte trasera de la cabeza, por debajo de la montera (particular sombrero que llevan los toreros).

Todo esto se suele hacer en un ambiente de extremo respeto. Antes de salir hacia la plaza, el torero coloca sobre su antebrazo izquierdo el capote de paseo perfectamente doblado y toma con su mano derecha la montera. Es un ritual que, más allá de que a alguien le puedan gustar los toros o no, merece muchísimo la pena ver.

 

– Dejando los toros a un lado, también es aficionado a las tecnologías y al mundo multimedia, ¿qué opinión tiene sobre las nuevas formas de hacer periodismo?

Las nuevas tecnologías son un instrumento enormemente valioso que ha permitido que los flujos de información sean bidireccionales. Como cualquier instrumento, la clave está en la forma de usarlas. Han democratizado la información haciéndola accesible – en el mundo desarrollado – a toda la población. Al fluir en ambos sentidos cualquier persona es un receptor pero también cualquier persona se puede convertir en un emisor – y ésta es la gran novedad -, en un generador de información. El gran handicap de todo esto es que la necesidad de inmediatez y la facilidad de publicación hace que un alto porcentaje de lo que circula por la red no esté contrastado y que tengamos que hacer, como receptores, un enorme esfuerzo de reflexión para distinguir el trigo de la paja que, sinceramente, no siempre hacemos; y así como cualquier “verdad” se puede propagar  por internet a enorme velocidad, también un bulo.

– ¿Cree que la crisis dentro de los medios de comunicación se solventará? 

Las crisis siempre significan una ruptura con lo establecido hasta el momento, una superación del status quo; y la historia de la humanidad, de alguna manera, la podríamos describir como una sucesión alterna de momentos de estabilidad y de crisis. Así que entiendo que sin duda se solventará…momentáneamente hasta la siguiente crisis.

2 comentarios en «Ramiro Curá, mucho más que un mozo de espadas»

  • el martes, 24 | noviembre | 2015 a las 15:58
    Enlace permanente

    Se ve claramente que no se trata de un mozo de espadas al uso.

    Respuesta
    • el sábado, 28 | noviembre | 2015 a las 12:01
      Enlace permanente

      Exacto Ángel, y lo demuestra día tras día. Gracias por tu comentario !

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.