«Nada es imposible» conquista el corazón de Madrid

Con Harry Potter la magia ha vuelto a coger protagonismo en el mundo de la ficción, sin embargo, recuperarla y llevarla de vuelta a los escenarios ha sido obra de Antonio Díaz, conocido como El Mago Pop, estrella de la magia de Discovery Max, Premio Nacional de Magia y Licenciado en Arte Dramático por el Institut de Teatre de Barcelona. Esta joven promesa ha sido capaz de llevar su magia a más de 150 países, de asombrar a Stephen Hawking y de convertirse en el ilusionista más taquillero de Europa con la actuación “La gran Ilusión”. Este show lo llevó a lucirse al lado de personajes como Antonio Banderas, Neymar o Victoria Beckham.

El Teatro Rialto de la Gran Vía madrileña es el escenario en el que cientos de personas esperan con ansia el comienzo del gran show. Niños y mayores se reúnen en un día y en una hora que jamás se va a volver a repetir, para vivir, sin duda, una de las mejores cosas de sus vidas. El espectáculo “Nada es imposible” ofrece a los espectadores un viaje por lo extraordinario lleno de sorpresas, diversión, sensibilidad, ritmo y emoción que estará en la capital hasta el seis de enero.

Su obsesión por la magia comenzó intentando sacar una moneda detrás de la oreja y un recorrido de actuaciones ante familiares y amigos. Llegó a la televisión con 21 años, pero en 2013 se convirtió en el primer ilusionista de origen español en tener un programa internacional exclusivo para él: “El Mago Pop”. La gran repercusión del programa hizo que el título de este se convirtiera en su nombre artístico. Con su anterior espectáculo, Antonio superó los 800.000 espectadores en directo en todo el mundo, desde su estreno en el Borrás de Barcelona en diciembre de 2013 hasta su clausura en abril de 2016, en el Teatro Calderón de Madrid, donde se bautizó a uno de los palcos con su nombre por ser el primer artista en superar las 130.000 personas en una misma temporada.

Desde entonces, se ha propuesto seguir ampliando récords y, con su nuevo show “Nada es Imposible”, se ha consolidado como el primer artista español en llegar al millón de espectadores. Para sostener el espectáculo es imprescindible la personalidad que tiene el mago, que la usa como un instrumento de complicidad y enganche al público. Mediante unas respuestas muy rápidas y una capacidad de improvisación de envidiar, Antonio hace que el público se meta de lleno en la actuación haciéndole vivir cada minuto.

Fuente: Carmen García Seara

Está dirigido por Mag Lari, un ilusionista español ganador del European Magician Contest en 2012, que dota al espectáculo de un sentido de la teatralidad importante y consigue que esté cargado de magia teatral, no solo la que el ilusionista ofrece, sino la que los recursos escénicos del show ofrecen y hace que se convierta en una experiencia sensorial y participativa de resultados muy satisfactorios.

La ilusión y los sueños son los protagonistas que llenan el Teatro Rialto varias veces a la semana. El mensaje que transmite llega al público con una fuerza que permite luchar siempre por lo que uno quiere, no infravalorarse por comentarios negativos del resto y mirar siempre hacia delante. Antonio lo ha vuelto a conseguir, lo ha vuelto a hacer. En esa hora y cuarto de actuación todas y cada una de las personas salieron completamente convencidas de que nada en esta vida, a partir de ahora, es imposible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *