Monsieur Sushita: La cadena de restaurantes Sushita se convierten en el nuevo templo de las fusiones de Madrid

Hace más de una década, dos chicas emprendedoras de Madrid, Sandra Segimon y Natacha Apolinario, fundaron Sushita, grupo de restauración de comida japonesa. En sus comienzos ambas trabajaron como proveedoras de comida take-away, en concreto de sushi, pescado crudo, algo muy novedoso y extraño en España ya que por aquel entonces el estilo japonés a penas estaba asentado.

Como todo emprendedor, les llevó años dar forma a su proyecto. Fue en uno de sus viajes a Nueva York, dónde se dieron cuenta que el negocio de las cajitas de sushi en los supermercados funcionaba y la gente las compraba, era algo muy común. Pronto para ellas se convirtió en una alternativa saludable y rápida.

Una vez en España y dispuestas a instalar el negocio, probaron con las cajitas de sushi de 10-12 unidades que vendían y suministraban a grandes supermercados como Carrefour, Alcampo y resto de grandes centros comerciales.

El resultado de este negocio fue en un principio difícil porque no fue sencillo convencer a la gente de que el pescado crudo era una opción más en la gastronomía, pero poco a poco fue ganando terreno y se empezaron a dar cuenta que a la gente le gustaba, además de la cantidad de componentes saludables que conformaba la pieza como por ejemplo: las algas, la soja o el wasabi, siendo este último un alimento capaz de prever infecciones.

Este finde semana, acudí a uno de sus tres restaurantes que han abierto en la capital, en concreto en uno situado en la Milla de Oro madrileña llamado, Monsieur Sushita, hermano de sus otros dos restaurantes con caracterísitcas similares como son: Madame Sushita y Sushita Café.

Entrada del restaurante Monsieur Sushita ubicado en la Milla de Oro de Madrid / Fuente: Bárbara Rodríguez

Monsieur Sushita, ofrece comida japonesa fusionada con comida saludable a un precio asequible y una explosión de sabores. En concreto este restaurante cuenta con influencias marroquíes, tanto por la estética del local y las haimas situadas en la segunda planta como por sus platos exquisitos. La fusión marroquí y japonesa resultó espectacular.

Haimas del Restaurante Monsieur Sushita / Fuente: Bárbara Rodríguez

La carta ofrece una amplia variedad de platos, que de primera mano, abren al apetito a cualquiera que quiera atreverse a revolucionar el paladar como pueden ser: pastela de pato confitado con salsa de manzana, cous cous mezclado con gambas o el clásico de la casa, tempura de verduras con chile dulce y tobikko rojo.

Por otro lado la planta de abajo pertenecía más a un estilo tropical, habanero, colonial con plantas que decoraban el local dando lugar a un jardín precioso y una estética que te deslumbraba, por ello se llaman «locales de moda japoneses en Madrid» en el cual llama mucho la atención la belleza del sitio y también su cocina abierta, algo bastante común hoy en día, en el que el cliente puede ver los platos y la manera que tiene el cocinero de preparalos. Una enorme barra blanca conformaba la cocina del primer piso junto a diez cocineros asiáticos preparando el sushi.

Restaurante Monsieur Sushita / Fuente: Bárbara Rodríguez

Me parece que el gran acierto de su negocio ya no es la oferta gastronómica que ofrece sino la estética que te rodea nada más entrar al local y el precio asequible de la carta. Es una opción original y saludable para disfrutar de una cena, celebraciones con amigos o reuniones de trabajo. Su estilo estético en todas sus formas junto a el precio conforman el pack perfecto que anima al cliente a y disfrutar del placer de las fusiones más internacionales.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.