El Espacio de Igualdad Hermanas Mirabal vuelve a encabezar la lucha contra el machismo en Tetuán

El espacio de Igualdad Hermanas Mirabal convocó el viernes 24 de noviembre una acción colectiva para denunciar y condenar los asesinatos machistas, así como para exigir a los poderes públicos una acción contundente e inminente contra la violencia machista.

El asesinato de las hermanas Mirabal, firmes opositoras del régimen dictatorial de Rafael Leónidas Trujillo, el 25 de noviembre de 1960 no solo da nombre a esta organización de lucha por la igualdad y contra las violencias machistas de Tetuán, sino que el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres se celebra todos los 25 de noviembre en su honor.

El jueves no había motivos para sonreír en el Espacio de Igualdad Hermanas Mirabal: pocas horas antes de que comenzase la acción en la calle, un hombre mataba a su expareja en Vinaròs, Castellón. Una mujer más que sumar a las 44 mujeres asesinadas por violencia machista en lo que va de año, según datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

La respuesta del espacio de Igualdad Hermanas Mirabal

A las 10:30 del jueves, más de veinte mujeres se encontraban reunidas vestidas de negro, cargando el luto que supone ser conscientes de que el machismo nos quiere muertas, silenciadas, dóciles y de que aún queda mucho por hacer, mucho por educar, mucho por luchar. Hablaban entre ellas organizando la acción de calle que iban a llevar a cabo.

Mujeres en el Espacio de Igualdad Hermanas Mirabal organizando la acción de calle/ Fotografía: Claudia Martín Collar

 

Mujeres en el Espacio de Igualdad Hermanas Mirabal poniéndose el velo/ Fotografía y edición: Claudia Martín Collar

La acción se llevaría a cabo de la siguiente forma: todas saldrían vestidas de negro, con un velo rojo y con uno de los casos de asesinato por violencia machista impreso y pegado en el pecho y se dirigirían a la calle Bravo Murillo, donde se quedarían en silencio, mostrando los casos para que la gente los viera. Después, todas caminarían en fila, tarareando la canción Reloj de campana hasta llegar a la Plaza de Canal de Isabel II, donde conforme se fuesen leyendo los casos, las participantes irían pegándolos en el espacio público para que todo el que pasase por allí pudiese leerlo.

Mujer muestra un caso de asesinato por violencia machista/ Fotografía y edición: Claudia Martín Collar

Con el machismo a flor de piel en la acción de calle

Si bien todo se desarrolló de acuerdo con lo acordado y una decena de mujeres se unió a la marcha desde la calle, cuando sales a manifestarte contra el machismo, tienes que ir preparada para llevarte algún que otro susto: la indiferencia de los viandantes o, como mucho, su curiosidad es lo mejor que te puedes encontrar.

Durante la corta acción de calle, las manifestantes hubieron de escuchar comentarios como «¿Y por qué no os manifestáis por los hombres que matan?«, «¡Idos todas de este país!«, «Si matan a las mujeres es porque los hombres se van a trabajar, y ellas se van con el vecino«, «Hay gente mala en ambos sexos» o «Con lo guapa que eres, ¿cómo no te echas un novio?«.

Estas afirmaciones no hacen más que corroborar el desconocimiento que todavía hay en la sociedad de la causa de los asesinatos de mujeres a manos de hombres. Los hombres que matan a mujeres no son locos, excepciones, ovejas negras, cuyas acciones son del todo impredecibles e inevitables. Los hombres que matan no se basan en su locura para matar; se alimentan del machismo, una ideología que impregna nuestra sociedad y que defiende la superioridad del hombre respecto a la mujer. El feminismo lucha por la igualdad de ambos sexos mediante la destrucción del machismo. 

Sin embargo, esto no lo entiende todo el mundo. Así lo pudimos comprobar cuando entrevistamos a Chafih, el único hombre que acudió a manifestarse con las mujeres del Espacio de Igualdad Hermanas Mirabal. Al preguntarle por qué había personas que no se atrevían a declararse feministas, afirmó «Vamos a ver, mi actitud no se trata de feminismo, ni es una actitud militar en ninguna ideología. Sin «-ismo». Para mí esto es una lacra, y me solidarizo. Solo es un pequeño gesto».

El asesinato es solo la punta del iceberg de la estructura patriarcal que domina nuestra sociedad y que descansa sobre la base de violaciones constantes de los derechos de la mujer mediante la desigualdad, la injusticia y la violencia sexual.

La lucha contra el machismo es una causa en la que todos debemos implicarnos en una sociedad democrática que aún no es feminista.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.