De compras junto a la historia ferroviaria, el Mercado de Motores

El Mercado de Motores se celebra cada segundo fin de semana de cada mes en el Museo del Ferrocarril, en el paseo de Delicias. Este fin de semana del sábado 13 y domingo 14 se pudo asistir a dicho mercado donde tanto profesionales como particulares pusieron sus productos al alcance de todos aquellos que se pasaran por allí.

Miles y miles de personas se congregaron en el Museo del Ferrocarril durante los dos días, siendo los dos igual de multitudinarios a pesar de las lluvias amenazadoras del último día. “Aprovechad del mercado con el buen tiempo porque mañana quizá no podamos hacerlo por las lluvias”, dijo uno de los cantantes invitados a este evento. Por suerte, el mercado se pudo realizar con la normalidad prevista tanto dentro del museo como en sus alrededores.

Puesto de cuadros artesanales | Fotografía: Sonia Faura

Estuvieron presentes productos como ropa, libros cuadros, accesorios e incluso muebles, entre ellos algunos eran artesanales, vintage o de segunda mano (en el exterior del museo). También se vendía en los puestos junto a los antiguos andenes  comida como postres, pastas y algunas de ellas ecológica. Nadie se podía quedar con hambre porque los foodtracks llenaron los exteriores del museo. Todos se reunieron junto a los antiguos trenes que circularon por España como fueron las primeras máquinas a vapor, las locomotoras eléctricas y de motores de diesel. Una combinación que hace más atractivo el evento del Mercado de Motores.

La antigüedad de los trenes y algunos productos se combinó con la tecnología más moderna. Todo aquel que quisiera podía ponerse las gafas de realidad virtual más famosas hoy en día para poder disfrutar de ellas de manera totalmente gratuita pudiendo elegir probarlas con juegos de lucha, habilidad, misterio o aventuras.

Además de las compras también hubo degustaciones y regalos para probar productos como el café frío ecológico. En uno de los foodtrucks de coctelería si pedías una copa ofrecían al cliente un juego en el que si se encestaba una piedra dentro de la boca de una rana de cerámica regalaban una botella de alcohol.

Juego de la rana para conseguir una botella de alcohol | Fotografía: Sonia Faura

Gracias a la música que acompañaba el evento, fue más ameno dar un paseo entre ropa, comida y la historia ferroviaria. En el escenario del interior del museo, los artistas los puso la marca de cerveza Mahou. El primero en animar con su música fue DJ Alvaro Naive durante la mañana del sábado y del domingo. Por la tarde de ambos días actuaron Delaporte, conocidos por tener una canción suya como tema principal del concurso ‘Fama, a Bailar’, “Un Jardín”.

DJ Alvaro Naive el sábado en el Mercado de Motor | Fotografía: Sonia Faura

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *