Curiosidades de Lavapiés: un comedor popular…vegano

Todos los domingos, en el Centro Social Reokupado y Autogestionado ‘La Quimera’, en la Plaza de Cabestreros, el Grupo de Migración y Convivencia de Lavapiés organiza un comedor popular con comida vegana.

 

Lavapiés no es un barrio más. De eso no hay dudas. Se trata de uno de las zonas más curiosas de Madrid, con un ambiente multicultural y contracultural palpable en cada esquina.

Corralas, casas ocupadas, centros culturales underground y hasta huertas comunitarias se multiplican en el barrio, que atrae a cada vez más gente de diversos ámbitos, generando las más variadas iniciativas.

En ese contexto se sitúa el comedor popular que organiza el Grupo de Migración y Convivencia de la Asamblea Popular de Lavapiés, que como no podía ser de otra manera no es un comedor popular convencional. ¿Por qué? Porque solo sirve comida vegana, es decir la comida basada en una dieta sin carnes animales ni productos derivados.

Y efectivamente, los platos ofrecidos en el mencionado comedor van desde pastas sin huevo ni leche a empanadillas de Bangladesh o caldos de verdura, los cuales se sirven a cambio de una ayuda voluntaria que tiene como fin recaudar fondos para el grupo.

Es que el Grupo de Migración y Convivencia busca por un lado destacar las persecuciones y detenciones ilegales que la policía realiza a los inmigrantes en el barrio, así como generar recursos para poder ayudar a sus miembros que son detenidos.

«La persona detenida es llevada a la comisaría y es retenida hasta 72 horas por una infracción administrativa (no tener documentación) que es similar a saltarse un semáforo. Las condiciones de las comisarías españolas y el trato dado a los detenidos han sido denunciados en numerosas ocasiones por diversas organizaciones (ONU, Amnistía Internacional)», destacan los carteles colocados en el ingreso mismo al recinto.

«Nos encontramos que estamos hablando de cárceles para extranjeros, instrumentos para la represión y el castigo de un determinado grupo de personas que el estado juzga como represaliables en función de criterios étnicos y de clase», agregan los carteles.

El grupo que lleva esta iniciativa está integrado por jóvenes de diversas nacionalidades, pero no solo extranjeros, destacando la presencia de varios españoles.

«Con el comedor popular buscamos generar fondos para poder pagar los costes que se generan a raíz de estas detenciones», explica uno de los miembros del grupo, proveniente de Colombia, que cada vez que puede se acerca a dar una mano los domingos.

«Vengo cada vez que puedo y ayudo o bien cocinando o sirviendo. El grupo tiene ya más de dos años pero la idea del comedor popular comenzó hace unos meses«, agregó.

Cuando aún hacía calor en Madrid, el comedor se realizaba al aire libre en un solar cedido a la Asamblea Popular de Lavapiés en la Calle Valencia, donde en verano se organizan además fiestas, conciertos y proyecciones de cine. Ahora en invierno el comedor se mudó al Centro Social Reokupado y Autogestionado La Quimera, en la Plaza de Cabestreros.

¿Y por qué solo comida vegana? «La decisión fue tomada por la Asamblea, en votación. La verdad que fue una sesión bastante tensa, yo estaba ahí. Algunos defendían que por un tema de dieta y principios debía ser solo comida vegana y al final lograron imponerse y acá estamos, pero yo sigo siendo carnívoro, jaja», agregó el mismo miembro del grupo.

El comedor abre sus puertas todos los domingos a las 14:00 horas, atrayendo a decenas de personas cada semana. Algunos involucrados con la causa y otros simplemente por la comida.

Gonzalo Larrea Canabal

Periodista uruguayo graduado por la Universidad de la República de Uruguay. Trabajó en el diario El País de Montevideo y ahora se encuentra en Madrid realizando un Máster en Periodismo Multimedia Profesional en la Universidad Complutense.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.