Cientos de personas se concentran frente a ‘La Ingobernable’ para protestar contra su desalojo

Alrededor de 600 personas se concentraron ayer a partir de las 19 horas en las inmediaciones del edificio de la calle Gobernador de Madrid, esquina con el Paseo del Prado, para protestar por el reciente desalojo del centro social ‘La Ingobernable’.

Este centro autogestionado era el último edificio municipal que quedaba ocupado tras el desalojo el pasado 18 de octubre de otro conocido como la Dragona. Ambos han sido desocupados de acuerdo con la política del PP de Martínez-Almeida, quien ayer por la mañana daba la enhorabuena por Twitter a la policía “por una actuación impecable” y añadía, además, que “esta es la única interlocución que vamos a tener en la ciudad de Madrid con los okupas”.

Este edificio ha pasado por ser un centro de salud o sede de una universidad, entre otros usos. Su titularidad pertenece al ayuntamiento de Madrid, que durante el gobierno de Ana Botella lo cedió a un arquitecto argentino con la idea de crear un museo de arquitectura. Sin embargo, la iniciativa se quedó en papel mojado y en 2017, tras cuatro años sin darle ningún uso, fue ocupado por un grupo de personas. A partir de entonces ha funcionado como centro social en el que se hacían numerosas actividades, cursos o talleres.

El desalojo se produjo en la madrugada de ayer con un dispositivo policial que contó con un total de 130 efectivos y 42 vehículos. Según fuentes de ‘La Ingobernable’, la actuación tuvo lugar sin previo aviso, y en cuanto conocieron la noticia convocaron una concentración a las puertas de la que ha sido sede de colectivos como los jóvenes activistas por el clima ‘Fridays For Future’, quienes denunciaron en un comunicado que esto ha tenido lugar en un mal momento, pues atravesamos la “peor crisis ecológica de la historia de la Tierra”.

Personas concentradas en las inmediaciones de La Ingobernable. Carmen Mesa

Con cánticos como “Almeida, escucha, la Ingo está en lucha” o “fuera fascistas del Ayuntamiento”, la concentración pasó a ser una marcha que cortó el Paseo del Prado en ambos sentidos y terminó en la plaza de Jacinto Benavente después de haber pasado por Sol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *