Un jardín de bonsáis al estilo zen de la mano de Luis Vallejo

En un recoveco del jardín japonés del parque Arroyo de la Vega, una extensa colección de más de 300 bonsáis evocan a la cultura nipona. La técnica milenaria da lugar a esculturas vivas a pequeña escala que nacen en una maceta. La belleza y esencia de estos árboles en miniatura se exponen en Alcobendas desde 1995 gracias a la iniciativa del paisajista Luis Vallejo. Un apasionado y autodidacta que sacó a la luz un trocito de la historia oriental en su museo dedicado al bonsái.

La muestra al aire libre, que lleva el nombre de su director, cuenta con especies autóctonas y procedentes de otros países diseñadas por maestros europeos y japoneses. La creatividad del catalán Gabriel Romero o el trabajo de Masahiko Kimura están presentes junto a los árboles de Saburo Kato o del italiano Sandro Segneri. Asimismo, la mayoría de estos ejemplares han sido premiados en concursos nacionales e internacionales de Francia, Bélgica, Marbella o Japón.

El arte del kusamono y el bonsái se unen en el museo Luis Vallejo | Fuente: Patricia Merello Guzmán

Un conjunto de pinos, hayas, olmos o arces adornan este pequeño jardín considerado uno de los mejores asentados fuera de Japón por su calidad y variedad.  En su entrada el árbol de la temporada da la bienvenida a los curiosos desde lo que se conoce como un tokonoma, un espacio elevado decorativo en el que suelen colocarse los bonsáis. A partir que aquí, se respira silencio y contemplación.

“Esta manifestación artística no es una simple adicción; su labranza requiere compromiso, pues nos hacemos responsables de una forma viviente, que demanda paciencia y muchos años de aprendizaje constante” afirman Rodolfo Blanco, Francisco Javier Jiménez y Rodny Martínez en su artículo El arte del bonsái. Son los frutos de este esfuerzo los que protagonizan esta exposición permanente donde las plantas kusamono, es decir, aquellas de menor tamaño configuradas para acompañar a los bonsáis, también tienen su hueco junto al arreglo floral, llamado ikebana.

El encanto de este escondite natural reside en la variación de colores y formas que adquieren las especies según la estación del año. En invierno, se observa claramente la estructura de los bonsáis mientras que en otoño las hojas presentan diversas tonalidades, síntoma del cambio estacional. Desde el museo se recomienda visitar el jardín en diferentes épocas para apreciar la transformación que sufren los árboles.

Un ejemplar de Rhus Succedanea contrasta con las tonalidades de las hojas de otras especies | Fuente: Patricia Merello Guzmán

Más que una muestra

El afán divulgativo de Luis Vallejo se plasma en numerosas conferencias, talleres y publicaciones, pero, además, en el propio museo, convertido en un estudio de bonsáis. Allí, un equipo de profesionales se encarga del cuidado y mantenimiento de los ejemplares tanto privados como aquellos que lleva el público.

Al mismo tiempo, alberga una zona que funciona como vivero, aula y almacén, donde se imparten de octubre a junio cursos sobre el tratamiento de bonsáis. También son significativos sus talleres de iniciación, con maestros invitados y de kokedama, una técnica artesanal japonesa consistente en cultivar plantas en una bola de musgo. Por otra parte, destacan las visitas guiadas a grupos de escolares para acercar la cultura del bonsái a los más pequeños, y la convocatoria del Concurso Nacional Museo Bonsái Luis Vallejo, de gran reconocimiento.

La naturaleza y el tiempo

Próximamente, del 17 al 25 de noviembre tendrá lugar las jornadas ‘La naturaleza y el tiempo’ con motivo del 150 aniversario de las relaciones diplomáticas entre Japón y España. Así, el museo será la sede de una exposición de bonsái y piedra, y otra de la fotografía de Carmen Ballvé. Además, se han organizado conferencias sobre música o historia del bonsái.

La colección, ligada al Ayuntamiento de Alcobendas, culmina con una tienda en la que se pueden adquirir productos de importación de origen oriental como platos, palillos o bonsáis. Los interesados, además de poder alquilar el espacio para eventos de cualquier tipo, podrán visitar el estudio hasta el 31 de marzo, de miércoles a domingos y festivos de 10:00 a 14:00, y por la tarde, de 16:00 a 18:00 horas. A partir del 1 de abril su horario será de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 horas. Su entrada general cuesta 3 euros, y la reducida para grupos y jubilados, 1,5 euros.

Museo del bonsái Luis Vallejo en Alcobendas | Fuente: Patricia Merello Guzmán

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *