Los muñecos que brillan en El Sol de Madrid

Minuto a minuto, día tras día, cientos de turistas de todas partes del mundo llegan hasta la plaza Puerta de El Sol, una de las más famosas e importantes del centro de Madrid y de España.

Un lugar que no solo llama la atención de sus visitantes por el valor histórico, también por los curiosos personajes que captan las miradas de todos, que los divierten, asombran y hasta conmueven, ellos son los artistas callejeros que brillan en El Sol de Madrid.

MIni Mouse fotografiándose con los niños.
Foto: Barrios de Madrid

Como si estuviéramos en Disneylandia y no en la capital de España, los primeros personajes que encontramos son ‘Micky Mouse’ y ‘Mini Mouse’, llenos de energía con globos en las manos, atraen a los niños para tomarse fotografías por solo un euro.

¿Pero quiénes están debajo de ese pesado y asfixiante disfraz? Adeyemi y Aisha, son dos nigerianos que llegaron a España hace tres años, huyendo de la pobreza de su país y acá trabajan día y noche en donde pueden. Y aunque su español es bastante malo, cuentan que lo poco que ganan, con tanto sacrificio, se lo envía a sus familias.

Bob Esponja llamando a los niños.
Foto: Barrios de Madrid

Unos metros más allá, ‘bob esponja’ que dejó su piña debajo del mar para alegrar a los niños que visitan la plaza, se saca la “cabeza” y respira a todo pulmón. “Estar con este disfraz, con este calor bajo el sol es asfixiante. Necesito unos minutos para descansar”. El amarillo personajes, ahora se ve frágil, pero hace unos años no dudó en agarrarse a trompadas con su compañero de trabajo “Hellou Kitty”.

Pelea entre Hellou Kitty y Bob Esponja

Además, hay otros peluches que llaman la atención por su enorme tamaño y sus movimientos peculiares. “El Koala”, es el favorito de las mujeres, pues no solo buscan un selfie con él, también quieren abrazarlo. Dentro de este peluchote está “el chamito”, venezolano que hace un año llegó a España huyendo de la crisis que vive su país.

“Llegar acá ha sido encontrar paz. En Venezuela no tenía ninguna oportunidad de trabajo y la poca plata que tenía ahorrada no servía para nada, en los mercados no había nada que comprar, mi familia y yo hemos pasado hambre. Era una situación muy desesperante, una pesadilla. Acá, al fin estoy tranquilo”, nos cuenta “el chamito”.

El venezolano termina de hablar y sale del peluchote. Las mujeres que estaban a nuestro alrededor escuchando la entrevista, al verlo cara a cara, se quedan sorprendidas. “El chamo” es un jovencito bastante atractivo, de piel morena y enormes ojos verdes, ahora ellas quieren tomarse foto con él, pero sin el peluche. Él se ríe de la situación y acepta feliz.

Video entrevista a los muñecos de Madrid.

Así pasan los días para estos muñecos de carne y hueso, artistas callejeros que son arropados bajo El Sol de Madrid con la esperanza de que mañana será un día mucho mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.