Las asociaciones vecinales de Villaverde presentan un escrito con 200 medidas para evitar el deterioro del distrito

Vías de tren, Villaverde Alto. Carolina Álvarez Albalá.

Los barrios que conforman el distrito de Villaverde están sufriendo una crisis social y económica desde el año 2007. Villaverde está comprendido por San Andres, San Cristóbal, Butarque, Los Rosales y Los Ángeles, y a diferencia de otras zonas de Madrid, se encuentra particularmente deteriorada, ya que el último plan de inversiones que se ha llevado a cabo (el que está sin completar) tiene 15 años de antigüedad, el denominado como Plan 18.000.

Este tenía el objetivo de construir más y mejores infraestructuras y reforzar los equipamientos públicos de la zona, lo que se vio paralizado debido a las exigencias sociales que trajeron la crisis económica. Las asociaciones consideran que es necesario un “nuevo Plan de Inversiones que reequilibre los barrios ya constituidos”.

Es por ello por lo que todas las organizaciones vecinales del barrio, comerciantes, diversos colectivos y los propios vecinos del distrito de Villaverde han colaborado en la creación del documento denominado como “200 medidas para elaborar un Plan Integral de Reequilibrio Territorial en Villaverde”, en el que estos han trabajado durante dos años recopilando las soluciones sobre las materias que ellos proponen y que necesitan una inversión económica por parte de las instituciones.

Este deseo de tener un nuevo Plan Especial de Inversiones en Villaverde se mueve por la necesidad de llamar la atención de las administraciones públicas, tanto del Ayuntamiento de Madrid, como de la Comunidad de Madrid y del Gobierno de España para que potencien el empleo, la mejora en la vivienda, refuercen la sanidad, educación, limpieza e incluyan nuevos dispositivos de intervención social.

En ese documento se muestran las carencias de las que los vecinos han presentado sus propuestas con soluciones, sobre todo en materia de educación, sanidad, cultura y medioambiente, lo que conforma un escrito multidisciplinar.

El presidente de la asociación vecinal La Incolora, Javier Cuenca, se ha referido a aquellos que a los que han consultado para la elaboración del escrito: “para asuntos de educación hemos hablado con maestros, para medioambiente con personas del distrito conocedoras de la materia, y en temas de seguridad y limpieza con los propios vecinos que perciben esta situación”, con esto se espera demandar una mejor situación del barrio.

Una de las soluciones que proponen las asociaciones de vecinos es el desarrollo del polígono industrial de Villaverde a partir de inversiones en I+D que permitan reducir la tasa de desempleo. Además, exigen que se ponga en funcionamiento la Catedral de las Nuevas Tecnologías con el objetivo de potenciar un espacio dedicado a la creación y al empleo que permita igualmente la inauguración de pequeñas y medianas empresas más allá de las multinacionales.

Siguiendo con la situación del empleo, las asociaciones piden la mejora del mercado municipal de Oroquieta y la rehabilitación de la planta de Peugeot. También se exige cuidar un tanto las pequeñas y medianas empresas del distrito, ya que muchos negocios han sido cerrados en los últimos años.

En lo referido a la vivienda, las agrupaciones del distrito exigen la «promoción de vivienda pública y asesoramiento jurídico a los afectados por desahucios» y la creación de viviendas pensadas para colectivos vulnerables o desprotegidos.

En cuanto a la seguridad ciudadana, los grupos ciudadanos demandan la apertura de una comisaría de Policía Nacional propia del distrito, ya que en estos momentos la que hay está compartida con el de Usera.

Las asociaciones, que se definen como “conocedoras de los problemas, ya que somos vecinos del propio barrio” quieren representar a los suyos y plasmar las soluciones para el mismo, siempre de forma “positiva”, ya que rechazan adoptar una postura en la que se limiten a emitir quejas sin ningún tipo de respuesta, pero sí piden que las instituciones se pronuncien y aporten algún tipo de ayuda económica.

Parque de Villaverde Alto. Carolina Álvarez Albalá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.