El Rayo dificulta la labor al líder de la tabla

La noche del 3 al 4 de noviembre, tuvo lugar en Vallecas el encuentro entre el Rayo Vallecano y el F.C. Barcelona.

La onceaba jornada de la liga se presentaba complicada para el equipo madrileño, el cual se enfrentaba a uno de los partidos más difíciles con los que debe lidiar en la liga BBVA; además, la presión aumentaba con el homenaje a su utilero, Isi, el cual se retiraba con ese encuentro después de 30 años en el equipo.

 

El líder de la tabla, el Barcelona, llegaba a Vallecas después de encajarle 5 goles al Real Madrid; mientras que el Rayo Vallecano no había ganado en casa hasta ahora, acumulando únicamente empates y derrotas en su territorio.

El estadio de Vallecas se encontraba a rebosar de aficionados rayistas y también algún que otro blaugrana, que se había desplazado hasta la capital para disfrutar de su equipo. A pesar de que el encuentro se mostraba casi imposible para el Rayo, el ambiente era impresionante, y los hinchas comenzaron creando una atmosfera muy positiva para el equipo local.

Comenzó el partido, y a los 10 minutos, el primer fallo del Rayo, una mala defensa a Jordi Alba, generaba un gran pase a Luis Suarez con el que llegó el primer gol; y con él, un parón en el ritmo de juego de los madrileños, lo que desembocó en una media hora en la que parecía que únicamente el Barcelona se encontraba en el terreno de juego.

Sin embargo, en el minuto 30, el equipo local dio un giro radical y se volcó de lleno en el partido, generando una ocasión de empate en la portería de Ter Stegen. Tras esta acción, llegó el merecido gol rayista, cuyo protagonista fue Pozo con un tiro desde fuera del área. Fin de la primera parte con los dos equipos igualados a goles.

José Ángel Pozo celebra el primer gol del Rayo Vallecano. Inma Flores (El País)

Tras el descanso, comenzó la segunda parte del encuentro. La grada del equipo madrileño enloqueció con el segundo gol, esta vez por parte de Álvaro García, el cual consiguió encajar la pelota entre los palos de Ter Stegen casi al minuto de salir al campo.

El entrenador del Barcelona, Ernesto Valverde, intentó reconducir el partido a su favor sacando al terreno de juego a Dembelé, Munir y Arturo Vidal; un claro acierto por parte del mister, ya que un pase cruzado a Dembelé subió al marcador generando el empate.

La escuadra blaugrana se adueñó de los últimos minutos del partido, y un pase de Sergi Roberto a Luis Suárez acabó sentenciando el encuentro con una victoria por tres goles a dos del Barsa frente al Rayo Vallecano.

Un final amargo para los jugadores de Michel, que salieron del terreno de juego arropados por una afición que no dejó de animarles en todo el encuentro; “no se les puede recriminar nada, pese a la derrota esta noche nos han hecho vibrar” declaraba un hincha visiblemente emocionado; “tienen labores defensivas como asignatura pendiente” apuntaba otro algo más crítico con su equipo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.