Bueno, bonito y barato

Entre Cáceres y Badajoz. Foto: Beatriz Triguero
Entre Cáceres y Badajoz. Foto: Beatriz Triguero

No es fácil encontrar bares que ofrezcan abundantes aperitivos en Madrid. En la red, las recomendaciones son escasas, y lo cierto es que este tipo de negocios, en los que la consumición viene acompañada de una buena tapa, no son muy frecuentes en la capital.

Aunque son pocos los casos, el bueno, bonito y barato también existe en los bares de Madrid. Entre Cáceres y Badajoz es uno de ellos. Una cervecería conocida por muchos gracias a sus generosos aperitivos. Situada en la calle Don Ramón de la Cruz, 109, en el barrio de Salamanca, abre sus puertas cada día con una gran variedad de tapas para los clientes, muchos ya frecuentes. Y es que la buena relación calidad-precio de la que dispone contrasta con los precios elevados predominantes en la zona.

Además de los aperitivos de calidad que ofrecen con cada consumición, muchos de ellos incluidos en la carta como entrantes –revueltos, paella o, incluso, marisco-, las raciones también son abundantes y a precios muy asequibles. “Es fantástico para salir una noche a picar algo. No es necesario que pidas nada de comer, sólo con sus aperitivos basta”, declara María Gálvez, clienta de Entre Cáceres y Badajoz. “No obstante, si pides una ración, que son grandes y muy baratas, te ponen pan y después te obsequian con postre y un sorbete de limón”, añade.

El estilo del local es desenfadado y, aunque dispone de una zona reservada para comidas o cenas con mesas preparadas, los clientes disfrutan de las tapas en sus famosos barriles o en la barra. En definitiva, un espacio pequeño donde siempre es difícil encontrar un hueco.

Cervecería Sierra. Foto: Beatriz Triguero
Cervecería Sierra. Foto: Beatriz Triguero

Otra propuesta, en este caso en el barrio de Chamberí -calle Galileo, 43-, es el bar Sierra. Un lugar también pequeño y siempre repleto de gente en el que las tapas son muy abundantes, incluso más que en el anterior. Sin embargo, el tipo de comida que se ofrece es diferente –congelados, sándwiches o bocadillos-, aunque también muy variado.

Marta Castro, clienta asidua, reconoce que es fácil comer barato. Con una sola consumición, que ronda los 3 euros, ofrecen varias tapas. “Como inconveniente resaltaría que el precio de la bebida es un poco más elevado que en el resto”, añade.

Además, aunque el espacio del local es muy reducido y no dispone ni siquiera de mesas en el interior para comer, sí tiene terraza, posiblemente el valor añadido que diferencia a este bar de los otros dos.

Tapas de El Tigre. Foto: Web de la Sidrería El Tigre
Tapas de El Tigre. Foto: Web de la Sidrería El Tigre

Como tercera opción y para completar la oferta en el centro de Madrid, se encuentra El Tigre, un conocido bar de tapas situado en el barrio de Chueca -calle de las Infantas, 23-. En esta sidrería, las tapas rebosan en las bandejas expuestas en la barra. Además, como característica propia, se presentan siempre sobre pan y mezclan sabores muy dispares. Jorge Montes, vecino de la zona y conocedor del local, confiesa que “la presentación no es demasiado buena y el lugar tampoco es muy atractivo, pero sus bajos precios atraen a muchos estudiantes”.

En definitiva, comer sin gastar mucho dinero es posible en prácticamente todas las zonas de Madrid. Aunque encontrar estas ofertas gastronómicas no sea una tarea sencilla, tampoco es imposible.

Mapa de los bares de tapas en Madrid. Foto: Beatriz Triguero
Mapa de los bares de tapas en Madrid. Foto: Beatriz Triguero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.