A muñeira, una danza gallega que une a venezolanos

“Derecha, izquierda, derecha y vueeelta”, se escucha en uno de los palacetes del Parque de El Retiro. Mientras un joven repite las instrucciones, unas siete chicas brincan, levantan las rodillas y hacen líneas. Se trata de uno de los tantos grupos que se reúnen a practicar una actividad física. Estos chicos, particularmente, bailan. Y hasta que no suena la gaita, no se hace evidente: bailan gallego. Son un grupo de venezolanos, hijos de migrantes españoles, que practican esta danza tradicional.

No saben muy bien si bailan para conectar con sus raíces gallegas o con las venezolanas. “Home is a feeling” (casa es un sentimiento), dice un refrán popular, y este grupo de chicos intenta demostrarlo los sábados, entre 5:00 y 7:00 de la tarde. Todos se conocen de la Hermandad Gallega de Caracas, Venezuela, y, actualmente, viven en la capital española. Cada uno tiene su historia, pero hay un denominador común: la situación económica y sociopolítica de su país de origen, que los motivó a migrar.

En la provincia de Madrid residen 60.185 inmigrantes, según el último informe del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) español, publicado en 2015. De dicha cifra, 18.448 son procedentes de Sudamérica; 2.281 con edades comprendidas entre los 20 y 25 años. En Venezuela, por su parte, no existen cifras oficiales de la cantidad de jóvenes que han decidido emigrar. Sin embargo, encuestadoras e institutos de investigaciones universitarios venezolanos arrojan que cerca de un millón 200 mil personas han dejado el país en los últimos 10 años.

“De una manera u otra, estamos haciendo ese espacio de hermandad al menos una vez a la semana. Y nos ayuda. Nos funciona. Varios estamos acá solos. Y los sábados nos hacemos compañía, además de hacer lo que nos gusta: bailar”, dice Alexánder Medina, el joven que minutos atrás repartía las instrucciones de danza.

Se reúnen a bailar en El Retiro
Se reúnen a bailar en El Retiro

La muñeira es uno de los bailes folclóricos más representativos de la Comunidad Autónoma de Galicia. Se caracteriza por su  compás 6/8, bastante rápido y alegre. En su esquema coreográfico, parejas de mujeres y hombres bailan marcando puntos –embotados, saltos, picados y otras figuras– y haciendo vueltas. En Madrid hay distintos lugares donde se practica este baile; el Centro Gallego es la referencia principal y existen, además, diferentes academias que imparten clases de muñeira e, incluso, de instrumentos tradicionales gallegos.

Medina, de 22 años, y Sheyla Franjo Pérez, de 21, –ambos venezolano-españoles– son los organizadores y coreógrafos del proyecto que se desarrolla entre los jardines de El Retiro. Ninguno se lucra, hasta ahora, de la actividad. Los dos pertenecían al grupo de danza «Lembranzas», de la Hermandad Gallega de Caracas, y a su llegada a Madrid decidieron continuar el legado.

En la década de los 50’s, Venezuela sirvió de refugio para millones de europeos que huyeron de las devastaciones de la Segunda Guerra Mundial y de regímenes autoritarios. Ahora, son los hijos de aquellos migrantes los que se ven en la necesidad de encontrar en la tierra de sus padres un nuevo hogar.

Alexánder Medina, coreógrafo de Lembranzas Madrid
Alexánder Medina, coreógrafo de Lembranzas Madrid

“No nos podemos desligar de este baile, que es parte de nuestras raíces. Así que nos pusimos de acuerdo para traer, aunque sea en su esencia, aquello que nos apasiona tanto”, dice la joven estudiante de odontología que desde hace cuatro meses reside en Madrid.

La idea, explican, es que cada vez se sume más gente. “No tienen que ser venezolanos. Puede participar cualquier persona que quiera ensayar con nosotros”, advierte Medina, hijo de padre canario y madre gallega. Si bien la mayoría de los integrantes del grupo –que cuenta con unos 12 personas – tiene más de ocho años practicando esta danza, unos lo hacen a modo profesional y otros a modo de hobby, por lo que están dispuestos a recibir bailarines de cualquier nivel.

Sheyla Franjo Pérez, coreógrafa de Lembranzas Madrid
Sheyla Franjo Pérez, coreógrafa de Lembranzas Madrid

El primer ensayo de Lembranzas Madrid fue el 3 de octubre y, para la tercera semana de noviembre, ya tienen agendada una presentación. Bailarán en una sede a inaugurar del Goiko Grill, la cadena de hamburguesas instaurada en la capital. Cada restaurante tiene una hamburguesa insigne, la de éste será “El peregrino”, a base de ingredientes tan gallegos como los pimientos de padrón y el membrillo.

“Más allá del baile podemos transmitirles parte de la cultura gallega. Quien quiera unirse a nosotros solo necesita tener paciencia, porque no es una danza fácil de aprender. Hay que tener ganas de hacer algo nuevo y de hacer amigos, porque más que venir a ensayar, somos como una familia. Suena un poquito cursi, pero es verdad”, asegura Franjo Pérez.

Hermandad Gallega, Caracas, Venezuela. Créditos del video: Youtube, Isidro Ramos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *