Los festivales de cine ante el nuevo reto: adaptarse a los nuevos tiempos

La desaparición de numerosos festivales de cine en los últimos años, como el Mostra de Cine Valencia, el de Cine y Televisión de Islantilla o el de Cine Ecológico y de la Naturaleza de Canarias, entre otros, pone de relieve que la crisis económica está haciendo mella en el sector cinematográfico.

Pero además de esta etapa de recesión económica que vive el país, de la que el cine no se libra, también afectan otros factores como el nivel de producción de las películas, -que se ha rebajado drásticamente-, el consumo cinematográfico e incluso el concepto de ‘festival’, que está experimentando un cambio emergente.

El paseíllo de estrellas cinematográficas y personas destacadas de cualquier ámbito por la alfombra roja de festivales de cine en diferentes ciudades ya escasea, pero con él la promoción de nuevas películas y nuevas caras de actores, directores, productores y guionistas, entre otros, por la falta de apoyo económico institucional principalmente.

Cabe señalar que la mayoría de administraciones públicas, donde tenían lugar estos actos, otorgaban partidas económicas específicas de sus presupuestos, ya que servían para promover actividad económica y turística en los municipios donde se celebraban (el denominado city marketing).

Ahora, en estos tiempos de crisis, numerosos ayuntamientos no pueden hacer frente a estos costes e incluso las partidas de apoyo por parte de otras instituciones superiores –como el Ministerio de Cultura- también han ido mermando.

También, estos actos cinematográficos estaban apoyados por empresas privadas y que ahora, por esta etapa de recesión económica que vive el país, han dejado de financiar buena parte de estos proyectos.

Hacia un nuevo modelo

El actor y director de cine, Alberto Zafra, informa de que han surgido nuevos festivales de cine ‘online’ desde hace un espacio de tiempo corto, que se caracterizan obviamente por fomentar espacios en la red y por una menor presencia física en grandes y costosos actos, que principalmente se financiaban por las administraciones públicas.

Cabe señalar que ya existen festivales de cine en el canal YouTube u online, como el de Austin. Asimismo, el Festival de Cine de Sitges también ha dado sus pasos en este sentido.

La principal característica de este nuevo formato de festival de cine ‘online’ se basa concretamente en el acceso del consumidor a todas las películas nuevas que participen en este festival, a través de una especie de bono de pago.

Zafra informa sobre el cambio en el mercado digital y cómo afecta en los festivales de cine:

Alberto Zafra explica que la gente “va menos a los cines, puesto que hay un menor consumo, y ahora los festivales de cine están reinventándose con nuevos modelos de negocio, como los festivales online, donde está el futuro”.

El director de cine malagueño destaca que tras la desaparición de numerosos e importantes festivales de cine en España, ha surgido el Festival de Televisión y Radio de Vitoria-Gasteiz, que cumplió el pasado año su quinta edición con éxito.

Por otro lado, Alberto Zafra habla de una ruptura con la distribución:

Por su parte, la business advisor y miembro del gabinete de comunicación de las productoras de cine británicas, Miriam Martínez, señala que el Gobierno de Reino Unido “no solo colabora con grandes empresas y productoras de artes, sino que también apoya proyectos de jóvenes artistas a nivel internacional con el fin de llevar el arte británico a otros países”.

Sobre los festivales de cine, Martínez confía en que España “avance en este sector”:

Historia

En España, los festivales cinematográficos surgieron en los años cincuenta del pasado siglo, principalmente en municipios de zonas de costa.

Además del escaparate de nuevas películas, los municipios se valían de estos actos para promocionarse turística y culturalmente.

La Federación Internacional de Productores de Films (FIAPF) se encarga de regular los festivales internacionales y establecer la normativa, como el reconocimiento de la categoría ‘A’.

La FIAPF divide los festivales en competitivos, competitivos especializados y competitivos no especializados. Según esta entidad, las películas presentadas en la sección oficial deben ser realizadas conforme a las normas del país de origen y destinadas a la explotación en salas cinematográficas. La duración de los festivales de cine no puede ser superior a dieciséis días.

En cuanto a la nacionalidad de las películas que se presentan al festival, debe haber un mínimo de diez países. En cuanto al jurado, al menos dos tercios tendrán que ser personalidades extranjeras.
En el jurado deberán estar presentes un productor, y el resto pueden ser directores, actores, etc. Ningún miembro del jurado tiene que tener participación en las películas que se presenten al festival.

Festival de San Sebastián

El Festival de San Sebastián es uno de los festivales más importantes en el ámbito nacional e internacional. Surge en el año 1953 como una semana internacional de cine y además no competitiva.

Cuenta con la categoría ‘A’ desde el año 1957 y es el que recibe el mayor presupuesto económico de la partida de apoyo a festivales de cines españoles, que gestiona el Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales, dependiente de la Secretaría de Estado de Cultura.

Este año, la 62ª edición del Festival de San Sebastián, tendrá lugar en la ciudad de Donostia-San Sebastián, del 19 al 27 de septiembre.

Rayco Rodríguez López

Rayco Rodríguez López

Redactor especializado en comunicación corporativa, locutor y Community Manager. Estudié la Licenciatura de Ciencias de la Información (rama Periodismo) y la Diplomatura de Maestro de Educación Primaria en la Universidad de La Laguna. Ahora, curso el Máster Universitario en Periodismo Multimedia Profesional de la Universidad Complutense de Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *