Unas atípicas navidades

Parecía que no íbamos a poder hacerlo, que no lo íbamos a superar y hoy, 7 de enero de 2021, ya ha pasado todo. Veíamos imposible celebrar una Navidad con poca gente, pero no nos ha quedado otra que hacerlo así.

Un día después del festivo de Reyes, podemos decir que han sido las navidades más raras de la historia (y esperemos que sean las únicas). Y es que las grandes comilonas se han visto reducidas a no más de 6 o 10 personas (dependiendo de la comunidad); los abrazos y los besos de fin de año los hemos sustituido por codazos y una sonrisa oculta tras una mascarilla que solo deja ver unos ojos «achinados»; el calor de los nuestros lo hemos notado esta vez más frío; y la cercanía típica de estas fechas ha sido lejana, ya que las videollamadas no te acercan a nadie.

Es lo que tocaba, lo que pensábamos que no seríamos capaces de hacer y a lo que al final nos hemos tenido que acostumbrar a la fuerza. Un gesto de responsabilidad «obligada» para que en las próximas fiestas de Navidad podamos estar todos y lo podamos celebrar por todo lo alto. Parece que podrá ser posible, puesto que la vacunación lleva unas semanas en marcha, pero en esta pandemia hemos aprendido que no podemos hacer cábalas ni predicciones, puesto que ya se dijo que había que salvar la Navidad de 2020 y los casos del maldito virus han subido mucho. También se dijo que no habría 17 navidades diferentes, y se sacó un plan de Navidad conjunto entre todas las comunidades autónomas. Todo para que al final cada autonomía tomara sus propias decisiones hasta el último día.

En fin, han pasado muchas cosas extrañas estas navidades, en la mesa se han tratado temas de los que pensábamos que no hablaríamos y los medios de comunicación no han dado tregua con el tema recurrente del coronavirus. Lo que no ha cambiado es que al menos Papa Noel y los Reyes Magos han podido visitarnos. Pero ya es tiempo de pensar que ojalá salgamos pronto de esto y el año que viene nos podamos juntar todos (no es una predicción, es un deseo).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *