Star Wars, Disney y la gallina de los huevos de oro

Que Disney iba a exprimir al máximo la franquicia Star Wars era una obviedad. Ya lo hace con Marvel y sus películas, que cuentan con una planificación que se extiende a lo largo de los años. La saga creada por George Lucas estrenó nueva trilogía a finales de 2015, una serie de películas con las que se pretendía despedir a los personajes clásicos para que una nueva generación les sucediera. Por desgracia, Lucas Film no lo ha tenido fácil ni mucho menos. A la muerte de Carrie Fisher (la princesa Leia), se suman múltiples problemas en la producción.

Cuando J.J. Abrams, director de Star Wars Episodio VII: El Despertar de la Fuerza, fue contratado, en un principio iba a encargarse de conducir la trilogía entera. Sin embargo, tras acabar ese  nuevo episodio, decidió abandonar la silla de director, al parecer, debido a diferencias creativas con Kathleen Kennedy, presidenta de Lucas. Vueltas que da la vida, los problemas de producción han terminado uniendo de nuevo caminos: el despido de Colin Trevorrow del Episodio IX ha dejado libre el puesto de director,  que finalmente ocupará el propio Abrams. Lo que llama la atención es que la destitución de directores no es una novedad, pues Kennedy decidió rescindir el contrato de Chris MIller y Phil Lord, los directores elegidos para el spin off de Han Solo, porque la película tenía un tono demasiado cómico.

A cinco días del estreno de Star Wars Episodio VIII: Los Últimos Jedi, la expectación es máxima. Es la última película de Carrie Fisher por razones evidentes (ya se confirmó que no iba a salir como modelo CGI), así que toca despedir a un personaje muy importante en la historia del cine contemporáneo. De todas formas, fuera del cine, Leia continúa teniendo presencia. Además de los cómics, aparece en el reciente Star Wars Battlefront II. El videojuego desarrollado por EA DICE incorpora un modo historia en el que Leia tiene sus momentos, y no olvidemos que el guion de Battlefront II forma parte del nuevo canon.

Con tanto Star Wars, la gallina no para de poner huevos dorados. Sabemos que después del Episodio VIII saldrá la película de Han Solo, luego el IX y posteriormente una nueva cinta spin off, que a falta de confirmación oficial, será la de Obi Wan Kenobi. Más allá de eso, ya está planificada una nueva trilogía que contará con el director Rian Johnson (Star Wars Episodio VIII). Me pregunto si el ritmo anual no terminará por agotar la franquicia. Es cierto que las ventas son espectaculares, pero al normalizar el lanzamiento de las películas, de alguna manera se pierde la magia, la capacidad de sorprender. Entiendo que en un contexto de empresa es prácticamente imposible de renunciar a los beneficios que supone una película de Star Wars. Y aún así, un descanso no vendría mal en unos años. Hasta Star Wars puede quedar exhausto…un poco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.