San Ginés: la chocolatería con más historia de Madrid

La Chocolatería de San Ginés abrió sus puertas en el año 1894 con el nombre de La Buñolería-churrería de San Ginés. Desde entonces, es conocida y visitada por madrileños y turistas para degustar el mejor chocolate con churros de la capital.

Chocolate con churros se pueden comer en cualquier parte del mundo, pero comerlos en la Chocolatería San Ginés es especial debido a su gran tradición y el delicioso sabor del chocolate que es, sin duda, el mejor de Madrid. Se trata de la chocolatería más famosa y tenemos la suerte de que se encuentra abierta las 24 horas al día todos los días del año gracias al éxito de su chocolate con churros.

El delicioso chocolate con churros de la Chocolatería San Ginés.
Fuente: periódico ABC

Está situada en pleno centro de la capital, cerca de la Puerta del Sol y emplazado con el Teatro Eslava. Fue conocida durante la Segunda República como «la escondida» por su peculiar localización situada en un callejón apartada de todo el gentío. Su fama comenzó cuando la gente a la salida del teatro acudía a tomar un chocolate con churros. Además, cabe mencionar que esta chocolatería sirvió de inspiración a Valle Inclán en su obra Luces de Bohemia en 1922.

La entrada de la Chocolatería San Ginés.
Fuente: El Expansión

Esta famosa chocolatería mantiene la estética de los cafés del final del siglo XIX con sus dos plantas: el salón principal y el «salón de tertulias». En el interior de uno de sus salones están las paredes repletas de fotografías de personajes conocidos que han pasado por el local como Carlos Vives, Hugo Silva o Paulina Rubio. En el momento de tomarse un buen chocolate con churros «no hay diferencias entre políticos, artistas, músicos o personas anónimas», explica Chocolatería San Ginés en su página web.

Las paredes de la Chocolatería San Ginés repletas de fotografías de famosos.
Fuente: https://www.miradormadrid.com/

La Chocolatería de San Ginés ya se ha internacionalizado. En 2010 abrió su primer establecimiento en Tokio, en el barrio de Shibuya, transformando sus productos a los gustos nipones. También ha llegado a Shanghai y a Bogotá contando con gran cantidad de visitantes. Su objetivo es el de seguir expandiéndose por otros lugares del mundo hasta alcanzar ser una cadena a nivel global.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.