¿Quién, cómo y dónde vive en La Latina?

El barrio de La Latina es una de las áreas más controvertidas en Madrid. La Latina tiene fama de ser centro de fiestas con un gran número de teatros y mercados. Ese es el otro lado de la moneda. ¿Pero cómo es por dentro? ¿Quién vive en esta zona? ¿Dónde viven sus habitantes rodeados de un sinfín de diversión?

lalatinaDe acuerdo con  el Ayuntamiento de Madrid en el barrio, que toma su nombre del antiguo hospital, fundado en 1499 por Beatriz Galindo “La latina”, en el año 2001 vivían 10.747 habitantes y había 7.069 viviendas. En estos edificios – la mayoría de ellos ya rehabilitados – aún conviven los últimos representantes de las generaciones más populares con los jóvenes más bohemios y de un nivel económico medio-alto.

A pesar de la popularidad de uno de los distritos más centrales, algunos apartamentos están todavía vacíos. Y son muchos, más de 1270. La Latina sigue buscando sus nuevos residentes. Podemos decir que en esta zona están construyendo su vida estratos de la sociedad completamente diferentes. Así que lo que era antes nobleza mayor y menor, clero pobre y rico de diferencias iglesias y capillas, diplomáticos asociados, artesanos, que acabaron dando nombres a las calles donde practicaban su oficio.

Claro que en este barrio, como en muchos otros, tienen su presencia la población envejecida de bajas rentas, con enclaves de emigrantes, muchos de los cuales viven en condiciones hacinadas en pisos viejos y pequeños.

Así, por ejemplo, 408 edificios de La Latina se construyeron hace más de 30 años. La “edad” de 249 de ellos ya ha pasado por la cifra de 80 años. Casi el 4% de la población no tiene en la casa ni siquiera baño. Algunas familias se hacinan cerca del Parque del Retiro en pisos con el tamaño de un dormitorio.

Y todo esto a pesar de que la mayoría de la gente en esta parte de la ciudad no son mayores de 65 años y 3.875 de ellos tienen educación secundaria, además que 2331 personas tiene estudios universitarios. Así que no es raro que este lugar esté lleno de personajes del arte, la televisión y el cine. Por ejemplo, en la zona de Embajadores de acuerdo con el mismo año, sólo 790 personas tenían educación superior.

Tráfico interminable, atascos, un montón de transporte público – un problema no sólo en la región de La Latina sino de todo el Madrid. Pero aquí el domingo por la mañana por la culpa del Rastro puede parecer que eres una estrella y una multitud de fans te están esperando, o tu casa acaba de rodearse por la policía. Claro, es una broma, pero realmente más del 39% de la población notifican ruido muy fuerte, aunque el mercado libre no ha sido anulado, igual como la diversión en los fines de semana y salir a trabajar el lunes. Por cierto, no hay ningun sitio para aparcar el coche.

Es un espacio reconocido por la población de la ciudad, pero esto no supone ninguna ventaja, su asociación con usos culturales y de ocio aún no ha conseguido afianzarse en su población, que circula al margen de estas ofertas. Su asociación con el Rastro degrada y banaliza sus posibilidades convirtiéndolo en receptor de poblaciones externas que ocupan el espacio de los residentes todos los domingos.

Sin embargo, el área con pequeños apartamentos, puertas y escaleras antiguas, sin ascensor, con un gran número de emigrantes sigue siendo una de las zonas más animadas de Madrid. ¿Dónde más, excepto en La Latina puede encontrar satisfacción un chino, un ruso y un español tomando el sol en uno de los mil restaurantes de cocina indiana cerca del mercado de La Cebada, de donde  comenzó la historia de esta increíble y polémica área?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.