Que me quiten lo bailao

Exposición ‘Que me quiten lo bailao’. Foto: Lucía Martín García

Dando un paseo por la zona de Embajadores, me topé de nuevo con la Tabacalera. Un misterioso sitio que hace años ya había visitado, pero que no me había vuelto a plantear el volver. Y la verdad, no sé por qué. Porque tenía muy buen recuerdo del lugar, ya que es un sitio diferente y como he dicho antes, misterioso y además sus exposiciones suelen ser bastante interesantes.

Pues esta vez, me ha vuelto a sorprender.

Empecé a merodear por los pasillos del local y la exposición que ahora está abierta al público, gratuitamente, es ‘Que me quiten lo bailao’. Consta de 60 obras de una sevillana llamada Pilar Albrracín, que retratan momentos de los años 90, hasta la actualidad.

Según figura en uno de los panfletos sobre la exposición, lo que la autora plantea es una mirada polisémica de la sociedad española y de su cultura, en un trabajo comprometido en la lucha por la conservación de las tradiciones y códigos, a través de su necesario entendimiento desde prismas contemporáneos. A través de sus obras refleja la crítica hacia las desigualdades, los prejuicios, y el maniqueísmo, que conviven junto al humor, el color o la belleza en paralelo a la defensa de nuestras otras culturas.  

Albarracín asegura que el espectador resulta apabullado ante el virtuosismo al trabajar con registros tan opuestos, desde el esteticismo formal de sus dibujos, bordados, mandalas y fotografías, a la belleza salvaje de sus videos, performances e instalaciones. Y puedo corroborarlo.

En la exposición ‘Que me quiten lo bailao’ nada te deja indiferente. Empezando por el pasillo por el que se accede a ella, donde encontramos un techo inundado de los flecos de las faldas de las sevillanas.

Otra de las grandes paredes de la Tabacalera la podemos encontrar llena de mandalas, la sorpresa es que cuando nos acercamos, vemos que están formados por bragas.

Dicho esto, solo puedo recomendar que os deis una vuelta por la Tabacalera y os dejéis sorprender por esta artista, de verdad que merece la pena.

La exposición permanecerá abierta hasta el día 27 de enero. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *