¿Perduran las tradiciones navideñas en Madrid?

Durante la época de Navidad una de las actividades turísticas más tradicionales en Madrid es  visitar los belenes que instituciones e iglesias instalan en la capital con motivo de estas fiestas. Sin duda alguna, es una de las tradiciones navideñas más entrañables que caracteriza a la ciudad, ya sean belenes tradicionales, vivientes, innovadores, a tamaño natural, con detalles típicos o realizados por artistas, entre otros.

Esta tradición cobra fuerza a partir del siglo XVI como consecuencia de la Contrarreforma y llega a su esplendor en el XVIII durante la época de Carlos III.

En esta Navidad 2016-2017 son varias las exposiciones que se pueden visitar en el centro histórico de la ciudad, como el belén de la Puerta del Sol instalado por la Comunidad de Madrid, el belén de la Comunidad de Madrid ubicado en la Real Casa de Correos, el belén de la iglesia de San Ginés, el belén del Convento de las Carboneras situado a espaldas de la Plaza de la Villa, el belén del Palacio Real o el belén Noche del Sol en Casa del Lector.

Pero, ¿por qué se debe continuar la tradición de los belenes?

Son muchos quienes defienden que la tradición de los belenes son una manifestación del arte y de la cultura española desde hace generaciones. Así lo recoge la mayoría de los comentarios encontrados en  la página oficial Decide Madrid’ del Ayuntamiento de la ciudad en su sección de ‘propuestas’.

Por su parte, la portavoz del Grupo Municipal del PP en el Ayuntamiento de Madrid, Esperanza Aguirre, en su visita a la Asociación de Belenistas de Madrid la semana pasada apoyó el trabajo que desde la asociación hacen por mantener la tradición de las exposiciones de belenes en Madrid, afirmando que “invito a todas las familias a visitar los nacimientos que hoy en día son maravillosos.” Asimismo, manifestó que “creo que es algo que a los niños les ilusiona muchísimo.”

Incluso los propios medios de comunicación se hacen eco de esta tradición publicando artículos que recogen los distintos belenes que se pueden contemplar en la capital española.

 

Por su parte, el diario el país tiene una sección destinada a informar sobre la actualidad y curiosidades de los belenes expuestos este año en la capital en estas fechas.

De igual forma, sólo es necesario pasear por Madrid para descubrir que son muchas las personas que se siguen acercando a estas exposiciones para disfrutar de esta tradición, ya sea por la mañana, a media tarde o por la noche, solos o acompañados por sus amigos o familiares.

Pero, ¿qué ocurre cuando se rompe con esta tradición?

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha decidido terminar con la tradición de instaurar el belén madrileño municipal de luces con las imágenes de la Virgen, San José y el Niño Jesús que adornaban los arcos de la Plaza de la Independencia desde hace una década, también conocido como el belén de la Puerta de Alcalá. Una decisión que también tomó el año pasado implantando unas luces con forma de flores. Por el contrario, este año se han colocado en el monumento madrileño figuras geométricas luminosas.

Imagen de la decoración de la Puerta de Alcalá en 2014 / F:Flickr Alberto Alvarez-Perea
Imagen de la decoración de la Puerta de Alcalá del año 2015 / F:Soloretiro.com

Ante esta situación y en protesta ante la decisión de la alcaldesa Manuela Carmena son muchos los madrileños que han instalado pequeños belenes en la Puerta de Alcalá, reclamando el «respeto a las tradiciones y cultura de España», según uno de los carteles colocados junto a uno de los belenes.

Entre los diversos tipos de nacimientos situados debajo de la Puerta de Alcalá, también hay colocados dibujos infantiles, pesebres de todos los tamaños y banderas de España, así como carteles de «Welcome Jesús», «El primer refugiado» o «Reencuentro con la tradición».

Belenes situados en la Puerta de Alcalá por los madrileños / F: Amparo Puch Blanco
Dibujo realizado por un niño depositados debajo de la Puerta de Alcalá / F: Amparo Puch Blanco
Cartel de «El primer refugiado» depositado debajo de la Puerta de Alcalá / F: Amparo Puch Blanco

Además, hay una carta en la que se asegura que «muchas de las personas que viven en Madrid» se sienten «orgullosas» de ser «católicos, cristianos y españoles».La misiva finaliza solicitando al Ayuntamiento que no prescinda de los belenes y nacimientos «que tanto significan» y deseando «Feliz Navidad» a la alcaldesa.

En otra de las pancartas, se felicita las fiestas a «la gente de buena voluntad», así como a Carmena, al señalar que «al fin y al cabo son fechas de paz y amor, de reconciliación y de deseos de felicidad. »

No sólo quienes han participado en esta no están de acuerdo con esta decisión de la alcaldesa, sino también aquellos que caminan por las calles de Madrid expresan su disconformidad frente a este acto.

No obstante, hay quienes apoyan la decisión de Manuela Carmena afirmando que «hay que renovar las tradiciones» y que es esta iniciativa tomada por una cuantía de madrileños es una oportunidad para crear «unidad comunitaria», según ha afirmado una viandante de aproximadamente 30 años.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *