Negredo, a base de fuerza y clase

El vallecano, un fijo en el equipo de Pellegrini, ha cuajado definitivamente en la élite del fútbol.

Álvaro Negredo celebra un gol contra el Liverpool en el Etihad. / Agencia EFE
Álvaro Negredo celebra un gol contra el Liverpool en el Etihad. / Agencia EFE

Manuel Pellegrini fichó por el Real Madrid el mismo verano que Álvaro Negredo fue recomprado al Almería, equipo en el que había jugado y goleado tras escapar, como tantos otros talentos, del Real Madrid Castilla a un equipo de la primera categoría del fútbol español. En dos temporadas en el equipo andaluz marcó 32 goles en Liga. De esa etapa se recuerda, sobre todo, un pepinazo de falta contra el Valladolid en una jugada ensayada en la que Corona se encargaba de levantar el balón para que el delantero lo volease. A pesar de que el vallecano reconoció después que lo habían intentado mil y una veces en entrenamientos sin el mismo éxito, aquel tanto quedó en la retina de los presentes y se convirtió en una de sus primeras grandes obras.

El Tiburón de Vallecas, apodo que ganó en su tierra madrileña, volvió a la que había sido su casa durante dos años en el verano de 2009. Antes, en su primera etapa como madridista, destacó especialmente en la segunda temporada, cuando marcó 18 goles con el Castilla, que finalmente quedó decimonoveno y descendió a Segunda B. El año anterior Roberto Soldado, ahora en el Tottenham, copó la anotación goleadora, proclamándose pichichi de la categoría de plata con 19 tantos. El regreso del vallecano al equipo de Chamartín, con Manuel Pellegrini recién instalado, fue efímero. El mismo verano que volvió se fue, con el visto bueno del míster chileno, que creía complicado que pudiese disfrutar de los minutos que un jugador de su edad necesitaba.

En el Sevilla su aportación fue indudable con setenta goles en Liga en solo cuatro temporadas. El pasado verano, el mismo técnico que le aconsejó su marcha del Madrid –en la delantera se disputaban el puesto Higuaín, Benzema, Van Nistelrooy y Raúl–, decidió ficharlo para su nuevo proyecto en tierras británicas. El Manchester City desembolsó veinticinco millones de euros por él y un nuevo jugador se unió a la fuga de talentos que sufre la Liga española como consecuencia de la precaria situación económica de muchos clubes.

Manuel Pellegrini, que lo había visto y sufrido en numerosas ocasiones en España, realizó una apuesta por el delantero vallecano, demostrando que no había nada personal cuando le aconsejó en el verano de 2009 un cambio de aires. Desde su llegada, ha desplazado poco a poco y gol a gol a Edin Dzeko, el otro nueve de los citizens. Su aportación llega ya a los nueve tantos en Premier. En el último partido de Liga contra el Newcastle, anotó el segundo gol que cerró el marcador; en el anterior, la ida de las semifinales de la Copa de la Liga ante el West Ham, hizo un triplete en menos de 50 minutos, y contra Arsenal y Liverpool, dos equipos que compiten por conseguir la competición ligera, anotó un tanto en cada partido, al igual que contra el Bayern en el Etihad, después de salir desde el banquillo y revolucionar el encuentro.

A sus 28 años, y tras su llegada a Manchester, es indudable que ya ha cuajado en la élite del fútbol. Su juego, fundado a base de fuerza y clase, lo ha aupado a la titularidad, acompañando a Silva o a Agüero, lesionado desde hace semanas, en la delantera. De los nueves clásicos de hoy es, probablemente, el más elegante de todos. A falta de cinco meses para el comienzo del Mundial de Brasil, ya nadie duda de que Diego Costa y él cuentan con un billete para cruzar el Atlántico, y que el otro puesto parece destinado a disputarse entre Torres, Soldado, Llorente y Villa. Sería la primera vez que el Tiburón de Vallecas disputa un Mundial. En 2010 no viajó a Sudáfrica después de asistir a algunas convocatorias para la clasificación a la fase final, aunque sí estuvo en la Eurocopa de 2012. Brasil supondría su segunda gran competición con la selección española.

Diego Fonseca Rodríguez

Periodista graduado por la Universidad de Santiago de Compostela. Experiencia en prensa impresa, prensa digital y radio. Ahora mismo en la Agencia EFE.

Un comentario en «Negredo, a base de fuerza y clase»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *