María José Guerra: “En las últimas décadas, hombres y mujeres emigran por igual”

A lo largo de la historia ha sido el hombre quien ha emigrado en la unidad familiar. Este comportamiento social ha cambiado en los últimos años, sin que lo hayan hecho las normativas y las políticas migratorias reguladoras.

Un equipo de investigación dirigido por María José Guerra Palmero, doctora en Filosofía y profesora titular en la Universidad de La Laguna, está llevando a cabo un estudio para determinar las causas de la feminización de las migraciones, y sus implicaciones. El proyecto, titulado “Justicia, ciudadanía y género: feminización de las migraciones y derechos humanos”, se fundamente en un equipo interdisciplinar articulado entre la filosofía moral y las ciencias sociales. La doctora Guerra recuerda que “las políticas migratorias históricamente se han construido sobre el presupuesto de que quien emigraba era siempre el hombre”. La investigación que lidera pone de manifiesto que estas políticas, inadaptadas a la realidad social actual, “no han contemplado el hecho de que las mujeres migran solas”, lo que supone un vacío legal para el amparo de esas mujeres.

María José Guerra durante un seminario / Fuente: institutocanarioigualdad.blogspot.com
María José Guerra durante un seminario / Fuente: institutocanarioigualdad.blogspot.com

El grupo de investigación plantea, en primer lugar, revisar las concepciones androcéntricas de la justicia y la ciudadanía. El segundo objetivo, comenta M. José Guerra, “tiene que ver con la sexualización y racialización, y con analizar cuál es la situación de esas mujeres en el marco migratorio mundial”. Está previsto que de esta investigación derive “la propuesta de orientaciones normativas para corregir las políticas migratorias, a fin de afrontar todos los problemas existentes en torno a ellas”.

Esta iniciativa pretende dar a conocer los contratiempos a los que deben enfrentarse las mujeres migrantes, a menudo procedentes de países en vías de desarrollo, con fuertes conflictos armados o profundas desigualdades sociales y económicas. El estudio mantiene una relación especial con México, de donde proceden algunos miembros del equipo investigador. Este país, explica la doctora Guerra, está siendo clave para las migraciones, dado que se enfrentan a un debate sobre la reforma migratoria.

Pero la controversia se acentúa al constatar que la globalización relega a un segundo plano los derechos de las mujeres migrantes, algo contrario a la idea inicial de liberalizar las fronteras o la economía, por ejemplo. La investigadora aclara que, “relacionado con el concepto de economía global, ha surgido una realidad económico-social alimentada por las desigualdades entre países, entre géneros, que está llevando a la aparición, en los países desarrollados receptores, a lo que en inglés denominan underclass-infraclase, feminizada y racializada, que se ocupa curiosamente de las cuestiones ligadas a la marca de género”. Tal expresión se refiere a tareas como el trabajo doméstico, el cuidado de otras personas o la prostitución y, aclara, “una de nuestras intenciones es sacar estos temas al debate social, ya que el discurso en Europa está dominado por ideas intolerantes frente a los extranjeros. Esta situación está siendo aprovechada por determinados sectores para fomentar la xenofobia, el racismo y las situaciones de mayor vulnerabilidad de los derechos de las personas que emigran”.

Los medios de comunicación tienen su responsabilidad en este tema. Este equipo de investigación alude a una falta de sensibilidad en algunos medios que, en ocasiones, va acompañada de la reiteración del pensamiento racista. La responsabilidad social de los medios de comunicación es proporcional a su influencia sobre las audiencias; y, según subraya esta investigación, la mala visión que trasladan del fenómeno migratorio pervierte las relaciones sociales. Esta situación merece analizar qué implica que determinados medios estén ideológicamente en contra de la migración y que otros reproduzcan estereotipos contrarios a los derechos de los migrantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *