“Magnum: hojas de contacto”, una exposición para los más nostálgicos del fotoperiodismo

Exposición «Magnum: hojas de contacto» en Fundación Canal / Laura Sala

Las hojas de contacto son para el fotógrafo lo que el cuaderno de notas para el periodista, algo indispensable para trabajar. Al igual que el periodista recoge en su libreta todas las anotaciones para, posteriormente, elaborar la información, las hojas de contacto son la impresión de los primeros negativos de las fotografías que se han hecho para dar con la elegida. Este es el motivo de la exposición “Magnum: Hojas de Contacto” que acoge la Fundación Canal en Madrid hasta el 5 de enero de 2018.

En la planta baja de la sala de exposiciones de la Fundación, y siguiendo un recorrido cronológico desde 1930 hasta 2010, se encuentran casi un centenar de fotografías de 65 reputados fotoperiodistas que inmortalizaron episodios históricos tan dispares como la guerra de Vietnam, el conflicto de Oriente Próximo o retratos de personajes de la talla de Margaret Thatcher, el Ché Guevara o Los Beatles.

El motivo de la exposición son las hojas de contacto que son la primera impresión de los negativos de las fotografías.

Esta exposición es un viaje a la trastienda de la mítica agencia de fotografía Magnum Photos que saca a la luz el trabajo de fotógrafos de la talla de Robert Capa, David Seymou, Cartier-Bresson, George Rodger y Bill Vandivert entre otros. También, se puede contemplar el trabajo de la española Cristina García Rodero, fotógrafa de Magnum, que en 1985 Premio Planeta de Fotografía y que ha recibido numerosas condecoraciones por su trabajo como reportera gráfica.

El añadido de esta muestra, no es solo la exposición de fotografías míticas que han ilustrado las revistas más importantes, sino la posibilidad de poder conocer el background del trabajo en equipo de Magnum que llevó a convertir una imagen, cuya función principal era informar, a una imagen icónica que ha perdurado en el tiempo formando parte de nuestra cultura e historia a nivel global. Además, el poder disfrutar de las hojas de contacto es un privilegio ya que este tipo de  documentos no suelen transcender de la privacidad de la redacción.

Hoja de contacto expuesta en la exposición de la agencia Magnum / Laura Sala

Generalmente, los fotoperiodistas son reacios a mostrar este tipo de documentos. A pesar de ello, las hojas de contacto aportan información muy relevante de la forma de trabajar del fotoperiodista y de la propia agencia a la hora de seleccionar una determinada imagen para documentar una información. En estos negativos expuestos se pueden ver marcas, anotaciones o las descripciones que los acompañan para su clasificación en la agencia. Actualmente, las hojas de contacto ya no se utilizan en nuestro día a día ya que han sido sustituidas por la fotografía digital y han pasado a convertirse en auténticas joyas de culto para los aficionados y los nostálgicos de lo analógico.

«Una hoja de contacto es como el archivo de un psicoanalista» afirma Cartier Bresson.

A través de esta muestra, el público puede analizar el trabajo de grandes fotógrafos, cuyas obras han transcendido de su función informativa. Cartier Bresson afirmaba que “una hoja de contacto es como el archivo de un psicoanalista” y añadía que “sacar una buena fotografía de una hoja de contactos es como ir a la bodega y subir una buena botella para compartirla”.

“Magnum: hojas de contacto” es una oportunidad no solo para disfrutar el trabajo de grandes reporteros gráficos del mundo, sino también para conocer otros ángulos y puntos de vistas de fotografías que han marcado nuestra historia global y que ayudan a conocer mejor el entorno y las condiciones en las que fueron tomadas. La muestra estará puede visitarse gratuitamente de lunes a viernes de 11 a 20 horas y los miércoles de 11 a 15 horas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.