Madrid un escenario de película

Descubre alguna de las películas más icónicas rodadas en la capital.

El pasado 6 de octubre se celebró el día del cine español. Por nuestra historia del séptimo arte han pasado grandes directores como Buñuel, Berlanga o Álex de la Iglesia, y muchos de ellos han decidido que los edificios de Madrid sean los que queden impresos en sus largometrajes.

De hecho, es la ciudad en la que más se ha grabado con mucha diferencia, un total de 2714 series y películas, Barcelona, por ejemplo, está en segundo lugar con 1597.

Sería imposible recopilar en este artículo toda esta cantidad de material, por lo que solo podremos destacar algunas de las películas más icónicas.

Empezaremos por Surcos, la película neorrealista española por antonomasia. Una familia de campesinos se muda a la capital en la década de los 50 en busca de una vida mejor, pero allí solo encuentran sufrimiento y malvivir. La película, por el género al que se adscribe en parte, muestra muchos sitios reconocibles hoy en día que nos permiten ver el paso del tiempo después de 70 años.

Uno de estos lugares sin duda sería el Teatro de La Latina, donde se desarrolla parte de la trama, ya que una de las protagonistas soñaba con ser cantante. También aparecen el barrio de Lavapiés o el cementerio de la Almudena.

Los personajes de Surcos (1951) frente a la estación de Lavapiés.

Otra película que debe ser mencionada es la Gran familia española, destacando sobre todo el Madrid navideño, que empezaba a mostrar muchas más luces y modernidad que en décadas anteriores, y con la memorable pérdida de Chencho entre los puestecillos de la Plaza Mayor.

El abuelo paseando con sus nietos en La Gran familia española (1962)

Berlanga también eligió grabar varias de sus películas en la capital, siempre con ese tono de humor negro que le caracterizaba y mostrando de forma ácida las nuevas realidades de su tiempo, como por ejemplo en El Verdugo, donde Carmen y José Luis buscan hogar en las nuevas viviendas que se construyen para lo que se empezaba a conocer en aquella época como clase media.

El verdugo (1963)

Pero si hay alguien que sin duda está enamorado de Madrid es Almodóvar. Toda su filmografía está grabada en parte o en su totalidad en la capital, por lo tanto, solo podemos elegir algunos de los escenarios más relevantes. Entre ellos destacan los paseos de Pepa en Cinco mujeres al borde de un ataque de nervios, con su esperpéntico final en el aeropuerto, los altos edificios del Paseo de La Castellana que aparecen tras las chabolas en Carne Trémula, la erótica escena de Carmen Maura en la calle Conde Duque en La ley del Deseo, o el Madrid más marginal de Qué he hecho yo para merecer esto.

Carmen Maura en La ley del deseo (1987)

Aunque si nos vamos al cine kinki, no nos podemos olvidar de la adaptación al cine de la obra de teatro Bajarse al moro, que incluye lugares icónicos como son el Rastro o la Estación de Atocha, donde se pierden personajes interpretados por Verónica Forqué, Antonio Banderas o Juan Echanove.

Estación de Atocha en Bajarse al moro (1989)

Tampoco nos podemos olvidar de la obra maestra de Álex de la Iglesia, El día de la bestia, en la que los actores Álex Angulo, Santiago Segura y Armando de Razza se cuelgan del cartel de Schweppes en Gran Vía. También observamos todos los lugares recorridos por el cura cometiendo el mal para acercarse al anticristo. Pero uno de los planos más recordados es sin duda el de las Torres Kio.

Álex Angulo en El día de la bestia (1995)

¿Y del extranjero?

Madrid no solo ha sido escenario de películas nacionales, sino también de películas como Doctor Zhivago, rodada en la desparecida estación de Delicias, y como El últimatum de Bourne, en la que eligieron la no tan desaparecida Estación de Atocha, junto a otras calles de la ciudad.

La estación de Delicias en Doctor Zhivago (1965)

Y es que Madrid parece ser el primer lugar en el que piensan los directores a la hora de ambientar sus películas, ya sea por ser la capital, por la facilidad de medios que permite o por ser cómo dicen, la casa de todos los españoles, ideal para ambientar el cine nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.