Madrid Río y su poder de desconexión

¿Cuántas horas al día nos sobran para el ocio y disfrute propio?, ¿y cuántas de esas horas las utilizamos para hacer deporte o simplemente desconectar de nuestra rutina? Más de una vez ni nos acordamos de hacernos estas simples preguntas, ya que todo el tiempo que nos ofrece el día lo invertimos en responsabilidades como el trabajo, el estudio o las labores domésticas.

Para la gran mayoría es complicado sacar tiempo para hacer deporte en una ciudad como esta, en la que predominan los edificios altos y el tráfico,  pero hay varias zonas que ayudan a romper con estos aspectos, y que nos impulsan, a su manera, a tener una vida más sana.

En estas zonas se cambia el asfalto y el bullicio por los árboles y la naturaleza, factores que ayudan a respirar un aire más limpio y a liberar la mente de las obligaciones del día a día; y uno de los distritos más favorables, ya sea por cercanía o por situación, es el de Arganzuela; lindando al norte con el Retiro, al sur con el Parque de Enrique Tierno Galván, y rodeando su vertiente oeste se encuentra el Manzanares con el Parque Madrid Río.

Madrid Río desde el Puente de Toledo
Foto: Carlos González

Este parque, de los más jóvenes de Madrid, está construido sobre parte de la soterrada M30 de Madrid, y se acabó de habilitar hace escasos seis años, pero la variedad de espacios que ofrece a día de hoy es tremenda. Padres e hijos con bicicletas, patinetes, tirolinas, pistas de skate y patinaje, campos de fútbol e infinidad de terrazas, son algunas de las muchas cosas que ofrece este kilométrico parque. Dentro de las más llamativas se encuentran unos toboganes gigantes con diferentes formas y hasta una “playa” con chorros que salen del suelo.

Skatepark de Madrid Río
Foto: Carlos González
Toboganes gigantes del parque
Foto: Carlos González

 

 

Todas estas cosas convierten Madrid Río en uno de los parques más dinámicos y modernos de la ciudad, donde abundan familias ociosas y deportistas amateur, pero también muchas personas de tercera edad, las cuales se sienten más tranquilas y seguras paseando por este parque en vez de tener que acelerar su ritmo cuando el semáforo empieza a parpadear.

 

Uno de los accesos a Madrid Río
Foto: Carlos González

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.