Lorenzo Caprile: “Lo vintage te da la seguridad de que llevas algo único”

El modisto madrileño Lorenzo Caprile, uno de los más destacados del panorama nacional, es también uno de los principales coleccionistas de ropa ‘vintage’ del país, una afición sobre la que confiesa que no puede resistirse.

 

Image Hosted by ImageShack.us

 

– ¿Qué necesita una prenda para ser ‘vintage’?

Yo entiendo por ‘vintage’ una prenda que tenga al menos 25 años, si no estamos hablando de lo que serían temporadas pasadas. El problema es que no hay reglas fijas y el concepto es un poco difuso. Por ejemplo, un vestido de alta costura de Christian Lacroix de hace 8 años puede ser considerando ‘vintage’ también porque se trata de una casa de moda que ya ha desaparecido.

– ¿Por qué está tan de moda lo ‘vintage’?

Desgraciadamente vivimos en un mundo más globalizado. Las firmas low-cost hacen que vayamos todos uniformados y llevar una prenda o complemento ‘vintage’, te da la seguridad de que vas a llevar algo único que nadie más tiene. El deseo de ser único y de diferenciarse es algo eterno en el ser humano.

– ¿De dónde viene tu pasión por coleccionar prendas antiguas?

Llevo haciéndolo desde pequeñito. Me enseñó mi madre, que también es una gran coleccionista, cuando me llevaba a El Rastro los domingos y allí empecé.

– ¿Sigues yendo a El rastro?

Si, muchísimo. Desgraciadamente para mi bolsillo allí encuentro muchas piezas para mi colección. Además, precisamente en la zona de El Rastro, acabo de comprar un local muy bonito para poder almacenar mi colección.

– ¿Cuántas piezas componen tu colección?

No las he contado, pero pueden ser 3.000 o 4.000 piezas entre ropa y complementos.

– ¿De todas, cual podrías considerar tu favorita?

Hay varias. Una de ellas es un mono de miliciana de la Guerra Civil, que compré con mi madre, con todos los complementos: la gorra de la CNT, el brazalete, las cartucheras… No es una pieza firmada, ni es de moda, pero le tengo un cariño especial. Es especial por todo lo que representa.

– ¿Es fácil encontrar buenas piezas?

Si, es muy fácil. El problema es que en España ha sucedido algo muy español, que es la “ley del péndulo”. De que prácticamente te regalaran la ropa, las tiraran o te encontrases piezas valiosas en los contenedores, a que cualquier señora con ropa vieja de su abuela se crea que tiene entre las manos algo que vale millones, y la mayor parte de las veces esto no es así.

– ¿Te has planteado alguna vez subir a la pasarela tus diseños?

No, además el mundo de los desfiles me interesa cada vez menos, creo que está desfasado. La gente más a la vanguardia están inventado cosas nuevas para promocionarse, incluso rodar cortos con las colecciones, y lo del desfile está muy atrasado. Además, en España se le da una importancia desmesurada y hay marcas como Dolores Promesas, La Casita de Wendy o yo mismo, que jamás hemos hecho un desfile y hemos tenido éxito. Me da mucha pena ver a gente que está empezando y que se gasta todos sus ahorros en el desfile, creyendo que al día siguiente tendrán la vida resuelta y no es así, hay muchas otras maneras de darse a conocer.

– Viendo el panorama político nacional e internacional y de mujeres con poder en la actualidad, ¿a quién te gustaría vestir?

No soy nada fetichista, ni nada mitómano en ese sentido. De las españolas, en su día me gustaba mucho el estilo de Cristina Garmendia y de Elena Salgado, dos mujeres con mucho estilo. Internacionalmente, creo que pronto ocupará el lugar que le corresponde como icono de estilo Nancy Reagan, que siempre iba impecable y siempre fue fiel al diseñador James Galanos.

 

 

Isabel Gallego Larruscain

Isabel Gallego Larruscain

Estudié durante 5 años la Licenciatura en Periodismo en la Universidad de Valladolid. Al acabarla, decidí irme a vivir un año a Inglaterra, dónde pasé 11 meses estudiando inglés y trabajando. A mi vuelta a España retomé mi formación en el Máster en Periodismo Multimedia Profesional en la Universidad Complutense de Madrid, donde aún me encuentro estudiando. En mi corta experiencia como periodista, he hecho prácticas en tres ocasiones. La primera vez fue en Culturatic (http://www.culturatic.es), una empresa Vallisoletana dedicada al apoyo de gabinetes de prensa de instituciones culturales en la que estuve 10 meses. Mi segunda experiencia fue en Cosmomedia (http://www.cosmomedia.es) como redactora de páginas web para Pymes de toda España, y actualmente soy redactora en Efe Estilo (http://www.efeestilo.com)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.