Las vidas entre las vías

Los barrios de Madrid y Madrid esconden en el subsuelo muchas historias atrapadas e ignoradas. Cada día los oímos, los escuchamos, a veces nos da la condescendencia y damos alguna que otra moneda para hacer que nuestro día sea mejor. Por cumplir. ¿Y luego qué? 

Hoy contamos la historia de Carmelo, un cántabro afincado en Madrid, que pone la música de fondo a los días de todas aquellas personas que van en metro.

 

Carmelo toca la guitarra, compone sus propias obras y sobrevive. Para él la música le ayuda a domir caliente por las noches.

 

Cada día miles de personas utilizan el metro para ir a sus trabajos, a clase… Vidas corrientes amenizadas por una música que esconde una historia detrás.

La de Carmelo es una historia más que sucede entre los pasillos de las bocas de metro. Una historia a la que hoy se le pone nombre, pero no música, ya que Carmelo solo quiere que la gente le escuche en directo.

“No lo hago por dinero, si no necesitara sobrevivir no tendría la funda de la guitarra abierta”.

Todos podemos oírlo en la parada de metro de San Bernardo o en Bilbao. Lleva casi 25 años tocando su música y llevándola a los oídos de quienes le escuchan, alegrando las mañanas de muchos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.