Las luces navideñas de la calle Hortaleza dejan de ser una vergüenza para los vecinos

Hasta el año pasado, la decoración luminosa carecía de sentido y de estética

A la izquierda, una imagen de la entrada a la calle Hortaleza desde Gran Vía con sus luces de navidad en diciembre de 2012. A la derecha, una fotografía del mismo tramo al año siguiente, a finales de 2013. Imágenes: Gabriel Sánchez


El tradicional encendido de luces de navidad de la capital siempre ha sido motivo de expectación para los madrileños y para los turistas que visitan la ciudad durante estas fechas. Hasta este año, las paseantes que tenían la oportunidad de visitar la calle Hortaleza durante el mes de diciembre eran unánimes: las luces eran horrorosas. Unos ojos dibujados con luces que pestañeaban, sin colores ni nada que evocara a la navidad, era la única decoración con la que los servicios municipales adornaban toda esta arteria de locales comerciales.

A partir de este año, la cosa ha cambiado. De esos ojos pestañeantes se ha pasado a unos círculos de colores que parecen las típicas bolas de árbol navidad. Tampoco son excesivamente bonitas, pero resuelven bien el propósito de su colocación. Nada quedó ya de la decoración anterior, toda una desfachatez estética que afortunadamente ya no adorna ningún lugar público.

La partida presupuestaria para la iluminación navideña fue recortada este año un 16%, quedándose en un total de 1.597.279 euros. Según alega el ayuntamiento de Madrid, esta rebaja se debe a la eficiencia energética de las luces y a los patrocinadores que, por primera vez, han participado en la decoración luminosa. Tous, Mutua Madrileña y Vodafone han ‘iluminado’ un poco las cuentas públicas del consistorio integrando sus logotipos en algunos elementos de luz, aunque el ejemplo con más protagonismo ha sido el del árbol de la Puerta del Sol, adornado con bombos de lotería gracias a Loterías y Apuestas del Estado, empresa pública que ha apoquinado 100.000 euros por la operación.

Gabriel Sánchez Garrido

Gabriel Sánchez Garrido

Gabriel Sánchez es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. En la facultad de Ciencias de la Información de esa institución, fue nombrado colaborador honorífico del Departamento de Periodismo I (Análisis del mensaje informativo) y también está cursando el máster universitario en Periodismo Multimedia Profesional. Comenzó su andadura en Exitalia de Eventos, empresa dedicada a la organización de eventos y congresos, donde ejerció como técnico de comunicación hasta que le surgió la oportunidad de trabajar en el extinto magazine Oh my God!. Allí, de la mano del magnífico equipo que lo componía, trabajó en infinidad de áreas dedicadas al lifestyle LGTB: moda, celebrities, televisión, corazón… Su pasión y dedicación a aquella publicación provocó su ascenso hasta el puesto de coordinador editorial, que le convirtió en el responsable de todos los contenidos y áreas de información periodística de la revista. Al cabo de dos años, esta aventura tocó su fin cuando se le presentó la oferta para trabajar en los servicios informativos de Mediaset España, último equipo del que ha formado parte. Además, Gabriel ha trabajado como freelance en la composición de planes integrales estratégicos de comunicación, así como de agente de representación entre celebridades y medios de comunicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *