Las colas de Doña Manolita, un indicio de que la Navidad está cerca

En estas fechas, ya es tradición encontrarse largas filas en el número 22 de la Calle del Carmen en pleno centro de Madrid, allí se encuentra la Administración de Lotería nº 67, la famosa Doña Manolita.

Sus clientes, llegan de todas partes de España, incluso del extranjero, aprovechando la ocasión de visitar la capital, hacen una parada casi obligatoria en esta famosa Administración de Loterías.

Administración de Loterías, Doña Manolita. Foto: Esther Lozano

A pesar de que vendedores ambulantes frecuentan la zona para la reventa de décimos a 22 euros para que así los clientes puedan evitarse la kilométrica cola, estos no se dejan convencer y esperan con paciencia la fila bajo el frío y la lluvia.

Pocos locales alcanzan sus cifras, se calcula que cada año puede vender unos 70 millones de décimos, lo que supone 1.400 millones de euros. Los números se agotan con rapidez en esta administración, puesto que los jugadores creen en la suerte de la Administración.

Cola para comprar un décimo. Foto: Esther Lozano

María Luisa García, natural de Frailes, un pequeño pueblo de Jaén, viene a pasar un fin de semana turístico a la capital “venimos todos los años, nos gusta visitar Madrid cerca de Navidad y comprar lotería en Doña Manolita”. María Luisa tiene encargos de todo su vecindario “todos los años, vivimos con la esperanza de que nos toque el Gordo”.

Cola de Doña Manolita. Foto: Esther Lozano

Ante esta situación, también hay otra parte de la población que se muestra reacio, numerosas personas que pasan al lado de la interminable cola, murmullan “no entiendo que la gente haga horas de cola para comprar un décimo” a lo que le responden “normal que toque siempre, si es la que más vende”.

La modernización de Doña Manolita

Actualmente la administración también ofrece en su página web, la compra online, es otra forma de llevar la suerte a todos los puntos del país desde el sofá de casa, pero, aun así, sigue ganando fuerza en la calle.

Ilusión, esperanza y miles de historias en una cola se ha convertido en un icono de la Navidad de Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *