La Remontá celebra este año su 30 aniversario con una rehabilitación pendiente desde hace un lustro

La Plaza de La Remonta cumple en abril 30 años desde que se inaugurara y espera desde hace siete una rehabilitación que no llega. Los vecinos están hastiados y muestra de ello es que en los presupuestos participativos para este ejercicio se colaron dos iniciativas que el consistorio ha aprobado: dotar de más espacios verdes y árboles al recinto, y rehabilitarlo directamente.

La singularidad está en que en marzo de 2010, hace casi siete años, el pleno de Tetuán ya aprobó por unanimidad rehabilitar este entorno. Entonces, el Ayuntamiento, todavía gobernado por Alberto Ruiz Gallardón, aseguró en una nota de prensa que esta era «una reivindicación histórica de los vecinos y los grupos políticos y además es una de las prioridades de la Agenda 21 del distrito». Las palabras se las llevó el viento.

Ver mapa más grande

Entonces el Consejo Territorial, órgano de participación ciudadana en los distritos de Madrid (y que el mes que viene será sustituido por el Foro Vecinal en virtud de un acuerdo plenario del 23 de noviembre del año pasado) vio sus indicaciones y reivindicaciones aprobadas. La concejala de Tetuán de la época, Paloma García Romero, aseguró que se había dado un gran paso relativo «a barreras arquitectónicas, papeleras, socavones, iluminación, jardineras, parque infantil, fuentes, bancos, y un largo etcétera.  Hay hasta 21 modificaciones propuestas para la reforma de este espacio». Siete años después, la nada.

El pleno ordinario de Tetuán que tendrá lugar el lunes que viene por el momento no aborda los problemas de la «plaza mayor» del barrio. La Remonta es uno de los espacios abiertos más grandes de la capital, con 11.000 metros cuadrados, zonas de juego para niños, bancos y zonas verdes habituados para mayores, terrazas de locales hosteleros, un instituto y la comisaría. De hecho las quejas hoy sobre La Remonta también van en ese sentido: el cuerpo policial ocupa buena parte de la zona con sus coches patrulla aparcados y rechazan la abundancia de «terrazas fumadero».

A la Remonta se accede por una serie de pasarelas que conectan con la calle Muller, la calle Azucenas o la calle Blanco Argibay, además de otras pasarelas directas que desembocan en Bravo Murillo. La situación actual de la zona es paupérrima, con socavones y losetas deterioradas o desaparecidas. El pleno de la semana que viene es el primero del año. La primera oportunidad perdida. 2017 es el momento de La Remonta, cumple 30 años desde su inauguración, en la que la antigua remonta militar (lugar donde se criaban y entrenaban los caballos y sementales del cuerpo de caballería del ejército) pasó a ser una zona de encuentro vecinal.

Finalmente la propuesta de «dotar elementos verdes y arbolado» fue la más votada en los Presupuestos Participativos para este año, con 207 rúbricas. El Ayuntamiento destinará 1.577.256 euros a tal efecto. La segunda más votada fue «la rehabilitación de la Plaza de la Remonta» con otros 164 votos; el consistorio reserva para ello 1.227.256 euros. De momento no se ha concretado los plazos ni los trabajos, pero los vecinos ven en esta una nueva oportunidad después de siete años de espera que han quedado en nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *