La realidad virtual llega para quedarse

La tecnología sigue evolucionando en varios campos y a gran velocidad. Es por esta razón que nuestra realidad está en un cambio constante, al igual que la realidad creada de manera digital. Esta última es la realidad inmersiva, más conocida como realidad virtual. Un concepto que puede parecer contradictorio por los conceptos contradictorios que definen este concepto. Por un lado está la palabra, “realidad” que define, según la RAE, la existencia real de algo, la verdad, una contraposición de la fantasía. Por el otro se encuentra la acepción “virtual” que describe la virtud de producir un efecto que no es real, a pesar de tener existencia aparente. En conclusión, la realidad virtual la define la RAE como la representación de escenas o imágenes de objetos que son producidas por un sistema informático y, da la sensación de ser real.

Foto de Realidad Virtual publicada en el periódico El País / Autor: Joan Sánchez

A pesar de que este concepto está muy presente en la actualidad y nos parezca novedoso en estos últimos años, la realidad virtual es mucho más antigua de lo que nos imaginamos. Por ejemplo, este concepto se usó por primera vez en 1938, cuando Antonin Artaud lo utiliza para definir El teatro y su doble. Hay que rescatar un dato curioso, es que Artaud no usaba el significado que le damos ahora a dicha acepción. Es a partir de los años 80 cuando esta realidad se empieza a expandir, cuando Jaron Lanier fundó una empresa dedicada a los productos para acceder a la realidad virtual, VPL Research Inc. Este avance fue superado en 2012 con la llegada de las gafas Oculus Rift, ya que supuso un antes y un después en el avance continuo de esta tecnología.

En este párrafo se ha dado un ejemplo de herramientas para hacer uso de la realidad virtual, pero esta no es la única. Hay varios modelos de gafas, estas pueden ser: Oculus Rift, HTC Vive, PlayStation VR, Samsung Gear VR II, Google Cardboard o Google Daydream View. Otros dispositivos que existen son los cascos, como los Microsoft HoloLens y Google Glass Enterprise. Además de esto, la realidad virtual tiene la posibilidad de realizar vídeos de 360° con distintas cámaras como la Samsung Gear 360 grados, la Ricoh Theta V, la GoPro Omni, la Insta360 Pro, o la Jaunt ONE. Me he centrado en las herramientas de realidad virtual que se centran en potenciar aquello que percibimos a través de la vista y el oído, ya que son los sentidos por los que por ahora se percibe mejor esta realidad.

Como cualquier cosa en esta vida, no son blancas o negras y, la realidad virtual puede dividirse desde dos puntos de vista. Dependiendo de si perdemos el contacto al cien por ciento con el mundo real o no, la realidad virtual puede ser inmersiva (como las gafas de realidad) o semi inmersiva (como los videojuegos). La otra clasificación depende del tipo de interacción con la tecnología, es decir, si es una sola persona quien interactúa con el mundo virtual (como el cine 3D) o son varios los que interactúan en una misma realidad virtual en el mismo momento. Una vez que accedemos a esta dimensión es necesario saber las diferencias de la realidad virtual y la aumentada. En esta última, el mundo real no desaparece del todo de nuestros sentidos, seguimos sabiendo lo que pasa en él y añade información adicional a la experiencia.

Todo esto que has leído esta muy bien, pero es importante saber que sus usos no están únicamente ligados al ocio. La realidad virtual tiene mucha acogida también en las áreas de: la educación, la medicina, el turismo, el marketing y la publicidad, la exploración espacial, el entrenamiento militar o en los medios de comunicación, entre otros. En el periodismo, la realidad usada es la inmersiva, ya que él habla de sucesos y no los crea. Con ella se logra que el receptor de una información se coloque dentro de ella o lo más cerca posible, por lo sería un canal de transmisión más directo. Un ejemplo es el siguiente video.

Muestra de realidad aumentada del canal de TV The Weather Channel / Vídeo del periódico El Correo

Es por ello que sería bueno que los y las periodistas comenzamos a familiarizarnos con esta nueva forma de informar y aprender los nuevos términos que traerá este cambio consigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.