La Quinta de los Molinos, Japón en el centro de Madrid

“Los almendros no han florecido del todo. Sonríe para que sigan floreciendo entre las mariposas de tus hoyuelos.” (Mahmud Darwish)

Quinta de los Molinos
La Quinta de los Molinos la pasada primavera

Aún es pronto para hablar de árboles en flor, pero a finales de este invierno puedes trasladarte al Valle del Jerte o incluso a Japón, sin salir de Madrid. En el distrito de San Blas, muy cerca de Ciudad Lineal, puedes encontrar un lugar con más de 20 hectáreas repletas de almendros en flor que te harán creer que estás en el Hanani japonés, la fiesta celebrada en el país asiático bajo cada melocotonero, cerezo o almendro en flor.

Rodeado de un cielo de millones de flores blancas, violetas y rosadas descansa la Quinta de Los Molinos, situada en la zona este de la capital. Este parque era la finca privada de César Cort, un profesor de urbanismo que construyó allí un jardín de tipo mediterráneo que a su muerte quedó abandonado. Fue gracias a un convenio cuando este pulmón verde de la ciudad, se cedió al Ayuntamiento de Madrid y se abrió al público en general. Esta rodeado por un muro y dispone de cinco entradas, siendo la más conocida la de la calle Alcalá, junto a la estación de metro de Suanzes, en la línea cinco.

quinta-de-los-molinos
Almendros en flor

En el parque se pueden encontrar grandes extensiones de arbolado, especies como almendros, olivos, eucaliptos o
pinos. Además, también alberga pequeñas construcciones como un pequeño palacete, molinos, un estanque, un invernadero y diferentes fuentes que hacen que la Quinta de los Molinos sea un paisaje único en medio de la ciudad.

Son muchos los madrileños y gente de otras comunidades los que a inicios de primavera visitan este lugar. Jóvenes con sus cámaras de fotos dispuestos a sacar la mejor instantánea para sus redes sociales, deportistas que corren entre las blancas hectáreas, parejas o matrimonios de toda la vida que disfrutan viendo como cada almendro florece y tiñe el día de luz y color.

Aunque aún queden meses para este evento, ahora también es un momento idóneo para disfrutar de este parque. Suelo repleto de hojas, arbustos amarilleando, acebos en flor y molinos de viento cuyas aspas, plateadas, reflejan la luz otoñal mientras giran con el vaivén del viento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.