La infinita lucha de la mujer

Traficadas, viajes a la exclavitud es una exposición que conmemora el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres organizada por Empordede y que está expuesta en el Centro Cultural Nicolás Salmerón (Chamartín) hasta el día 30 de noviembre.

Esta asociación Internacional de Artistas pretende, a través de las fotografías, pinturas y esculturas, denunciar y reflexionar sobre las distintas humillaciones y malos tratos a las que están sometidas miles de mujeres en el mundo.

«Mentiras» de Silvia Martínez Cano, 2014 / Foto: Jana Recio

Son muchos los abusos que siguen sufriendo la mujeres en la actualidad, desde el machismo en el trabajo, el tráfico de personas y el uso de la mujer como un objeto entre otras cosas.

El tráfico de personas constituye uno de los negocios más lucrativos. Se trata de un problema a nivel mundial que ha superado al tráfico de drogas y que mueve entorno a 7 millones de dólares al año. Afecta, principalmente a niñas y mujeres que son condenadas a comerciar con sus vidas para la explotación, prostitución y esclavitud. Aunque la forma más frecuente de trata de personas es la explotación sexual (97%), el tráfico de personas se extiende también a otro tipo de acciones como el trabajo forzoso, la servidumbre doméstica, la mendicidad infantil o la extracción de órganos.

Trasportín / Foto: Jana Recio

En la exposición podemos observar alrededor de 30 obras que evidencian las penumbras que tienen que soportar muchas mujeres.

Por ejemplo podemos ver un trasportín en el que muchas mujeres han sido y son transportadas de forma ilegal en condiciones infrahumanas arrebatándoles su dignidad e identidad sin derecho a poder decidir sobre sus propias vidas.

“Una más entre el ganado”, 2015 / Foto: Jana Recio

Asimismo, esta obra de pintura de Ana María Vacas que muestra que a pesar de vivir en pleno siglo XXI,  todavía se considera a la mujer como un recurso más y no como u individuo libre a espesa de la figura del hombre.

Una exposición que muestra las desigualdades que permanecen todavía en la actualidad en nuestra sociedad, además de los abusos, la imposición del hombre como un ser superior y el negocio que rodea al cuerpo de las mujeres en todo el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.