La evolución de los talentos jóvenes

De la nueva hornada de canteranos que forman parte de la primera plantilla, solo Carvajal se ha asentado en la titularidad. Nacho sigue acumulando méritos y la coyuntura deportiva le proporciona otra oportunidad hoy ante el Valencia. Isco continúa su idilio con la hinchada blanca

Los jugadores del Madrid celebran un tanto en el partido de vuelta ante el Olímpic de Xátiva. // Diego Fonseca

Cuando el Real Madrid anunció en verano que Jesé, Nacho y Morata darían el salto definitivo al primer equipo, al igual que Carvajal (que regresó del Bayer Leverkusen por seis millones y medio de euros) y Casemiro (arrebatado al Sao Paulo por seis kilos después de una buena etapa en el Real Madrid Castilla), La Fábrica –como popularmente se le conoce a la cantera del equipo de Chamartín- volvió a colocar a cinco nuevos jugadores del filial, contando al brasileño, en la primera plantilla. La apuesta por la cantera, después de una condena perpetua al ostracismo en los últimos años, suponía el reconocimiento de la identidad histórica del club, en la que habitualmente se mezclaron grandes jugadores de la casa con fichajes multimillonarios. Un cambio en la dirección del Real Madrid que los aficionados recogieron con ilusión y expectativas, como el regreso desde el exilio de un familiar querido, esperando que un nuevo Raúl o un nuevo Hierro irrumpiesen con vehemencia en el vestuario blanco.

El fichaje de dos joyas, Illaramendi e Isco (por treinta millones de euros cada una), de la nueva hornada de La Rojita que conquistó este verano el Europeo sub-21, confirmó el cambio de rumbo en la política de fichajes y en la construcción del proyecto deportivo, sin pautas comunes y confuso, con cambios de entrenadores de perfil y apuestas diferentes –como Manuel Pellegrini y José Mourinho- desde el regreso de Florentino Pérez al palco del Santiago Bernabéu. La nueva hoja de ruta traspasaba la valoración de la cantera, apostando también por talentos jóvenes de la marca España, con un éxito futbolístico sin parangón en los últimos tiempos.

En la vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey, todos ellos (los cinco de la cantera y los dos fichajes de treinta millones) se hacinaron sobre el césped del Bernabéu después de que Ancelotti los alineara para doblegar al Olímpic de Xátiva, un rival de Segunda División B que salió derrotado por dos tantos a cero sin ofrecer demasiada oposición. Sin embargo, la carencia de ritmo por la que transcurrió el encuentro y la actuación de cal y arena de algunos de los cachorros más esperados por la hinchada, mermaron la brillantez de una eliminatoria trámite en la que equipos con un presupuesto tremendamente inferior se enfrentan a los gigantes del fútbol en un formato de ida y vuelta. Pura pantomima.

En este tramo de temporada, la evolución de los talentos jóvenes ha sido desigual en un club en el que la competencia es feroz para formar parte de un once inicial. Incluso el más aventajado, Isco, que llegó con el mejor cartel, ha pasado por el banquillo en un bache de minutos y de juego. Ahora, como a su llegada, mantiene el papel de actor principal y la etiqueta de titularísmo, continuando su idilio con la hinchada blanca, maravillada ante el talento y la precocidad goleadora del malagueño, que ya ha rescatado al equipo de más de un embrollo –ante el Betis en la primera jornada o contra el Osasuna a domicilio-.

Después de Isco (que lleva 993 minutos disputados en Liga), Carvajal es el siguiente cachorro que ha contado con más protagonismo (793 minutos), alternándose con Arbeloa en el lateral derecho. Illarramendi también ha disfrutado de un número considerable de minutos (531), pero los ha acumulado, sobre todo, antes del regreso de Xabi Alonso que, con renovación o no, es imprescindible para Carletto. De Casemiro (96 minutos), Jesé (109 minutos), Morata (202 minutos) y Nacho (209 minutos) prácticamente no ha habido noticias. El papel de Morata se ha ido diluyendo, como el efecto gaseosa, después de que Benzema mejorase sus números; Jesé, una de las grandes esperanzas de la cantera, todavía no ha disputado un encuentro como titular en Liga, aunque ha dejado coletazos de sus cualidades físicas y técnicas, como el gol al Barça, y desde las gradas se reclaman más minutos para el canario; y Casemiro, una de las revelaciones de la pretemporada, se ha visto relegado al banquillo o a las gradas. Sin embargo, Nacho tendrá otra oportunidad hoy ante el Valencia. Sus buenas actuaciones –es rápido y contundente al corte y tiene buena salida de balón- y las recaídas de Varane ya lo han convertido en el tercer central con más minutos de la plantilla, tras Ramos y Pepe. La coyuntura deportiva, con lesiones y sanciones, le brinda una nueva ocasión en un duelo de altura y sin margen de error después del empate en Pamplona el fin de semana pasado.

Los nuevos talentos jóvenes del Real Madrid continúan buscando su sitio. De momento, solo Carvajal e Isco lo han encontrado, aunque Nacho se juega hoy una nueva baza.

Diego Fonseca Rodríguez

Periodista graduado por la Universidad de Santiago de Compostela. Experiencia en prensa impresa, prensa digital y radio. Ahora mismo en la Agencia EFE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.