La comunidad LGBTQ quiere vivir su fe libremente

Integrantes de la comunidad LGBTQ de España desean vivir su fe católica libremente sin ser juzgados, pero en la actualidad, muchos no se atreven a hablar sobre su orientación sexual con los congregados por miedo a ser rechazados. Hoy por hoy, es posible ser homosexual y ser parte de la comunidad católica. Según el diario El Confidencial, en la actualidad, el 12% de los españoles se consideran homosexuales o parte de la comunidad LGBTQ. No obstante, en el cristianismo la homosexualidad se trata como un pecado.

Muchos consideran que la homosexualidad y el cristianismo no se pueden mezclar. Pero ¿qué sucede con este grupo que sí cree en Dios, están dentro de la Iglesia y también son gais? En muchas ocasiones no pueden ser “ellos” por el miedo a ser rechazados, así que ocultan su preferencia sexual de su comunidad eclesiástica para poder seguir escuchando de la palabra de Dios. Hay grupos cristianos para gais, pero siempre hay alguno que se pregunta: ¿Por qué tengo que segregarme, si quiero vivir mi fe como cualquier heterosexual?

Hablamos con una joven de 26 años que vive en Madrid, que solicitó dar la entrevista de forma anónima. La madrileña se considera bisexual desde los 17 años y en la actualidad, pertenece a un grupo de jóvenes en una iglesia.

Pregunta: Cuéntame sobre tu historia. ¿Cuál es tu preferencia sexual? ¿Cómo te diste cuenta?

Respuesta: Soy bisexual. Todo comenzó cuando esta chica llegó a mi escuela y me empezó a gustar. Me gustaba mucho más que cualquier otro chico que me haya atraído. De hecho, he estado con chicos, pero nunca he sentido por un chico ni la mitad de lo que sentí por esa chica.  

P: ¿Qué opinan tus papás sobre tu orientación sexual? ¿Lo saben?

R: ¡No! Me matan.

P: ¿Por qué “te matan”?

R: Porque son católicos. Para la Biblia y la religión católica no está bien visto que dos personas del mismo sexo estén juntas. Dicen que está mal visto por Dios; por lo tanto, no se acepta. Solo puede ser una pareja heterosexual, porque la finalidad del matrimonio es procrear hijos. Si no puedes hacer eso, pues, no le ven el sentido a una pareja.

P: Eres bisexual y vas a la Iglesia católica. ¿Cómo lo trabajabas?

R: Sí, soy católica. Lo trabajo de forma individual. Voy a un grupo de jóvenes de la parroquia, pero no he sacado el tema con ellos porque me da miedo, por lo que me vayan a decir. Es un tema peliagudo. Tal vez, lo entiendan, pero me da miedo arriesgarme. Separo mucho lo que es mi vida personal y la Iglesia.

P: ¿Sientes que te estas restringiendo?

R: Mucho. Me gustaría hacer y decir algunas cosas que diría normalmente a los de la parroquia como si nada; contarle de mi vida amoroso y bisexual, pero no puedo. Una cosa no se puede mezclar con la otra, nunca.

P: ¿Por qué no se pueden mezclar?

R: Por el que dirán. De hecho, la Iglesia está dando unos cursos de sexualidad y uno de los temas que trataron son los de homosexualidad. Y lo que decían no eran cosas muy buenas. Entonces, es un ladrillo más hacia atrás.

P: ¿Por qué asistes a un grupo de jóvenes si no te sientes cómoda?

R: Porque quiero escuchar de Dios. Porque amo a Dios. Quiero fortalecer mi fe. De hecho, lo jóvenes del grupo son muy majos, pero claro sin tocar estos temas…

P: ¿Qué tal los grupos de jóvenes cristianos para gais?

R: Tampoco creo que yo como bisexual tenga que enfocarme y hacer cosas especificas de bisexuales. Yo puedo tener una vida normal con cualquier tipo de persona, no tengo que segregarme.

P: ¿Cuál es tu opinión respecto a la relación entre la Iglesia y los cristianos y la comunidad homosexual?

R: No me gusta. La Iglesia dice que el amor es el mensaje de Dios, que hay que querer al prójimo como a ti mismo, pero creo que entre lo que dicen y lo que hacen hay un abismo. Hay una cierta hipocresía en todo lo que rodea la Iglesia.

P: ¿Cómo mejorarías la relación entre ambas partes?

R: No demonizar la imagen de los homosexuales como lo malo y los heterosexuales como lo bueno, al final todos amamos. Se trata de hacer el bien. El mensaje de Dios es amar y hacer el bien. Dios en ningún momento dice amar a tu hombre. Dice que tienes que estar con un hombre para procrear. Pero, es que no somos conejos pares para procrear. Somos seres humanos que amamos.

Fuente: Crismhom

Fuente:

https://www.elconfidencial.com/sociedad/2021-06-24/espana-primer-pais-europeo-poblacion-heterosexual_3149620/

https://crismhom.org/category/documentacion-de-crismhom/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.