José Carlos Sánchez: «Se echa de menos una coordinación para el futuro de la artesanía toledana»

José Carlos Sánchez durante la entrevista
José Carlos Sánchez durante la entrevista

José Carlos Sánchez Diez es presidente de Manufacturas Anframa S.A, una empresa fundada en 1970 y líder indiscutible en la fabricación y distribución de objetos damasquinados en oro fino de 24 y 18 quilates, tanto a nivel nacional como internacional. Nos hemos desplazado hasta Olías del Rey, la sede de la misma, para entender mejor cuál es la situación de la artesanía toledana actualmente.

A.M.Z. ¿Porqué ha decidido encaminar su trayectoria hacía este ámbito?

J.C.S. Mi relación con la artesanía toledana viene de la rama familiar. He iniciado mi andadura profesional en el damasquinado a través de mi familia hace 31 años y esta ha sido la razón de conectar con este sector. Mi formación universitaria poco tiene que ver con este sector ya que me he formado en informática.

A.M.Z. Anframa es líder en la fabricación y distribución de objetos damasquinados. ¿Cuáles son los principios en los que se basa para mantener esta tradición vinculada al arte y a la historia de la ciudad de Toledo?

J.C.S. Nos movemos fundamentalmente en el servicio de nuestros clientes. La palabra “servicio” abarca un ámbito enorme: calidad, respuesta al cliente, y de hecho una de las principales acciones que tome a cabo cuando me hice cargo de la empresa fue una idea muy revolucionaria: dotar a la empresa de la Norma ISO. Se trataba de una norma muy complicada puesto que aplicarla a una empresa artesana con todos sus condicionantes no resultó fácil. Tenemos una capacidad de respuesta de cara a nuestros clientes muy rápida, un hecho muy importante en nuestro sector ya que el cliente necesita tener un estropajo muy amplio en su comercio. Todo abarca calidad, servicio, formalidad y seriedad.

A.M.Z. La crisis por la que estamos pasando ha influido, claro está, en el turismo, el comercio y en los demás sectores. ¿En qué situación se encuentra la producción de los artículos artesanales en Toledo?

J.C.S. Sí,  es cierto que estamos atravesando desde hace cinco años una crisis muy importante, lo que ocurre es que afortunadamente el turismo es de las pocas industrias que siguen funcionando en el país. Bien es cierto que no como antes pero lo sigue haciendo. De hecho, este año ha alcanzado 65 millones de turistas que es una cifra muy elevada para la industria del turismo. Para la artesanía, ¿en qué repercute esto? Hay mucha cantidad de turismo, no con la misma calidad de antes, claro está, pero esto hace que el producto se mueva y que el artículo esté funcionando. Aunque no se vendan productos de mucha importancia o de mucho precio como se vendían antes pero la cantidad de artículos de pequeño precio hace que podamos alcanzar cifras razonables y que podamos mantener nuestros negocios.

A.M.Z. ¿Cree que la fabricación de sus productos influyen en la disminución de la venta de los artesanales?

J.C.S. No, en absoluto. Aunque nosotros estemos trabajando el producto “maquina” como has comentado antes, para nuestra fabricación de forma industrializado seguimos necesitando la aportación de los artesanos. Es una labor fundamental porque sin ellos no se podrían hacer los troqueles. El producto artesano con respecto al industrializado tiene un cliente muy diferente, muy específico mientras que el cliente “industrializado” es un cliente más masivo, que trabaja más con la cantidad que con la calidad.

J.C.S. ¿Hay artesanos trabajando actualmente para Anframa?

Sí, en este momento tenemos cinco artesanos que trabajan para nosotros de forma directa o indirecta.

A.M.Z. ¿Cree que se está perdiendo parcialmente el valor del damasquinado toledano como consecuencia de la aparición de la maquina?

J.C.S. Pienso que no, lo que si considero que se echa de menos para el producto artesanal es una coordinación en cuanto al futuro de la artesanía, es decir, una escuela de damasquinadores por ejemplo. De hecho, nosotros hemos sido la primera empresa que ha presentado a la Diputación el año pasado una propuesta para la creación de una escuela artesanal con doce artesanos en nuestras instalaciones. Estamos esperando todavía la aprobación. Creo que es fundamental porque ahora los damasquinadores del trabajo manual se cuentan con los dedos de la mano. Es el momento de hacer algo, pero ya de verdad, no solamente hablarlo, quejarnos o lamentarnos sino poner en marcha una escuela ya definitivamente a través de las instituciones o del gremio para poder salvar la artesanía. Porque si esto se acaba lo vamos a notar todos.

A.M.Z. ¿Podría Anframa reactivar este proceso?

J.C.S. Sin duda. Además de la iniciativa que he mencionado antes, hemos tenido alguna conversación para la creación de un Museo de damasquinado en Toledo.

A.M.Z. Anframa Manufacturas ha firmado un convenio con la Fundación “El Greco 2014” para diseñar una línea de productos destinados a promocionar con carácter internacional la iniciativa cultural “El Greco 2014”. ¿ Cuáles fueron los objetivos planteados con la puesta en marcha de este proyecto?

J.C.S. No queríamos dejar pasar la oportunidad que hemos tenido en Toledo con este acontecimiento ya que el damasquino tenía que estar presente en este evento. No solamente hemos querido reproducir artículos con el logotipo «Greco 2014» sino que, a través de las ferias de artesanía internacionales que hacemos en Europa y en el mundo, queríamos que este producto esté presente a nivel internacional. El acuerdo preveía que nosotros teníamos que relanzar el nombre del Greco y la figura de Toledo como hacemos desde hace veinte años aproximadamente. Llevamos el nombre de Toledo por todos los sitios del mundo. En los carteles de Anframa en las ferias se menciona siempre a la ciudad de Toledo.

A.M.Z. Según los datos difundidos por los medios de comunicación, «El Greco 2014» ha incentivado el turismo en Toledo. En cambio, desde los pequeños comercios nos dicen todo lo contrario. ¿Cuál es su opinión al respecto?

J.C.S. Mi opinión en este sentido es que «El Greco 2014» ha dado mucho nombre a Toledo. Nos ha venido muy bien, ha habido una afluencia de público increíble pero, al ser un turismo de carácter nacional, digamos que el premio gordo se lo ha llevado la hostelería. Todo lo que sume es bueno para la ciudad, pero para la artesanía, nuestro porcentaje más elevado en venta es el cliente extranjero, y esto no ha supuesto nada excepcional ya que aproximadamente un 80% – 90% ha sido turismo nacional.

A.M.Z. ¿Está de acuerdo que uno de los males del comercio en Toledo es el llamado “turismo dirigido o manipulado”?

J.C.S. Para los pequeños comerciantes desde luego no es nada bueno pero seguramente sí que procede, desde hace mucho tiempo, una regulación ya que en este aspecto hasta ahora no ha habido nada parecido. Podemos enfocar un poco esto como la discusión del damasquinado a máquina y a mano. El turismo dirigido y el turismo individual, el que va por libre, es completamente diferente. Pero sí hace falta una regulación. Nadie se ha atrevido a poner el cascabel al gato hasta ahora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.