El Rayo Vallecano se hace con el VIII Trofeo de Vallecas

El Rayo Vallecano de Madrid se alzó con el VIII Trofeo de Vallecas en la tarde del miércoles 14 de noviembre. Con una contundente victoria frente al Grasshopper Club Zurich suizo, el conjunto de Miguel Ángel Sánchez ‘Míchel’ logró anotar tres goles y encajar tan solo uno.

El técnico y ex jugador del Rayo quiso dar minutos a los menos habituales e hizo debutar al ex madridista José León, que todavía no había contado con minutos en el primer equipo desde su llegada en los últimos días del mercado de verano. Además, Míchel también contó con la presencia de nueve canteranos, ocho del Rayo B y uno del Juvenil A.

 

Los jugadores de Vallecas salieron al campo con la mente puesta en llevarse la victoria y así lo hicieron tras realizar un muy buen partido. Los jugadores no defraudaron en un partido cuya recaudación fue destinada a la lucha contra el absentismo escolar. Antes de empezar el partido, se guardó un minuto de silencio por el joven abonado de 14 años que falleció la semana pasada víctima de un atropello. Un minuto de silencio que no pudo guardarse en el partido del domingo frente al Villarreal (2-2).

En el minuto 14 llegó el primer tanto de las botas de Bebé. Un gol de volea tras recibir un centro en el segundo palo. A los cuatro minutos, el Grasshopper empató por medio de Arigoni, pero en el 25’, Álex Algería volvía a adelantar al Rayo en el marcador con un increíble gol de espaldas tras un córner lanzado por Bebé.

Fue a partir del 2-1 cuando el conjunto de Míchel comenzó a tener multitud de ocasiones, todo lo contrario al equipo suizo. Pero el resultado no se movió del marcador hasta la segunda parte cuando Alegría anotaba su segundo tanto de la noche, poniendo así el 3-1 en el marcador de Vallecas tras un error del guardameta suizo que el colegiado podía haber pitado como falta al portero, pero finalmente el gol subió al marcador.

 

En el minuto 53, el árbitro pitó penalti a favor de los suizos. Un penalti que no se transformaría en gol tras el paradón de Alberto García, guardameta del Rayo Vallecano. En los minutos siguientes y hasta el final del encuentro, ambos equipos siguieron intentando anotar gol, pero ya sin éxito por ninguna de las partes.

Finalmente, el encuentro terminó en 3-1 con victoria para los de Vallecas que se llevaron la copa para casa. El capitán del equipo y portero, Alberto García, recogió el Trofeo en el Palco de Honor del Estadio de Vallecas y posteriormente los jugadores se fotografiaron junto a la copa que acababan de ganar sobre el terreno de juego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *