El pulmón verde de Madrid

Autor: Andrea Diaz Benítez
Autora: Andrea Díaz Benítez

En 1559 Felipe II, quien para ese entonces residía en Bruselas, tomó la decisión de comprar el palacio de los Vargas que colindaba con el río manzanares para hacer de Madrid el nuevo hogar de la corte real.

Con sus 1722,60 hectáreas, Casa de Campo es considerada el pulmón verde de la capital española. Comenzó siendo el Bosque de los Reyes de España en la época de Felipe II y  III; luego en el Reinado de Felipe V y Carlos IV  Casa de Campo fue usada como cazadero real. Cuando Carlos III gobernaba, incluyó la  ganadería y agricultura que serían continuados por la Reina María Cristina, pero tras la proclamación de la II República, el 20 de Abril de 1931, este terreno fue cedido al Ayuntamiento de Madrid para que fuera patrimonio de los ciudadanos.

Después de pasar a manos del Ayuntamiento, Casa de Campo fue reestructurada con la construcción de la Feria de Campo, El Parque de Atracciones, El Parque el Zoológico y el Teleférico. Lastimosamente en los últimos 8 años algunos residentes sienten que este lugar emblemático ha sido olvidado por el Ayuntamiento. 

Autor: Andrea Diaz Benítez
Autora: Andrea Díaz Benítez

Blanca Osorio y Alfredo Cortes, quiénes viven hace más de 30 años en Casa de Campo, manifiestan que en los últimos años se ha visto utilización indebida del espacio público y música en alto volumen en los edificios que están en abandono. “Casa de Campo es precioso, pero llegas a los restaurantes y la cosa se complica. Con la llegada de Manuela Carmena esperamos que pronto se arregle esta situación”afirma el señor Cortés

 

Autor: Andrea Diaz Benítez
Autora: Andrea Díaz Benítez

Según un artículo publicado el 6 de Julio de 2016 por el Periódico El Mundo, “La Casa de Campo dejará de tener discotecas, asistirá a la inauguración de la primera Biblioteca de Gastronomía y Nutrición del país y se podrá acceder a ella andando desde el Palacio Real por el histórico Túnel de Bonaparte, cerrado al público desde hace años” Mientras, los vecinos siguen esperando que se recupere la parte “olvidada” y se resguarde este espacio natural que tiene un soporte histórico que no se debe dejar en el olvido.

 

Fuentes:

Libro La Casa del Campo de Pedro Navascués, Maria del Carmen Ariza y Beatriz Tejero.

Artículo: http://www.elmundo.es/madrid/2016/07/06/577c237fca47417b258b45e7.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.