El intenso tráfico de la A-5 ‘ahoga’ al barrio de Campamento

Uno de los grandes problemas que sufren muchos barrios de Madrid es el relativo al tráfico. Y es que en la capital entran cada día un millón de vehículos, que causan malestar sobre todo en las zonas periféricas que son atravesadas parcialmente o en su totalidad por vías de altas capacidad con numerosos carriles. El barrio de Campamento no es ajeno a la causa, ya que sus calles se encuentran atrapadas en un triángulo de tráfico formado por el Paseo de Extremadura (A-5), la carretera Carabanchel-Aravaca (M-502) y la de Boadilla del Monte.

Las consecuencias del intenso tráfico son varias, todas ellas negativas para los vecinos y vecinas de la zona. Por una parte, Campamento queda dividido en dos por el Paseo de Extremadura, que hay que atravesar por pasos subterráneos ante la ausencia de semáforos que puedan paralizar el tránsito de vehículos, primando así este sobre los propios peatones. Para acceder a ellos es necesario bajar y subir escaleras, marginando así a las personas con problemas de movilidad o —muy común en la zona— a aquellas que llevan carro de la compra. Además, tal y como relata Marcos Ferrín, un vecino del barrio, “por las noches son inseguros, yo trato de evitarlos pero a veces resulta imposible”. Son oscuros y en ellos la limpieza brilla por su ausencia, y los de la A-5 son de los pocos que quedan en Madrid ya que se fueron eliminando progresivamente. Aún así, los vecinos reclaman una solución para poder evitarlos, sobre todo en las zonas cercanas a colegios.

Uno de los once pasos subterráneos que atraviesan la A-5 durante la noche. Fuente: I. Salgado

Por otra parte, la gran densidad de tráfico provoca problemas de contaminación y de ruido: empeora la calidad del aire, y la ausencia de pantallas acústicas deriva en un sonido molesto permanente para las personas que viven en edificios próximos a la A-5. Se estima que son 130.000 vehículos los que atraviesan diariamente la vía, mayoritariamente procedentes de localidades vecinas que buscan acceder a la capital de la manera más rápida y fluida, normalmente por motivos laborales.

Operación Campamento

Para atajar el problema ya casi histórico, el Ayuntamiento se encuentra en la fase de redacción del proyecto denominado Paseo Verde del Suroeste, soterramiento de la A-5 paseo de Extremadura, conocido coloquialmente como Operación Campamento. El presupuesto estimado es de 5.003.652 euros y el plazo de ejecución asciende hasta los nueve meses, con la intención de poder comenzar las obras a mediados de 2022. El objetivo principal: eliminar el tráfico del Paseo de Extremadura, que de los seis u ocho carriles actuales pasará a tener solo uno en cada sentido, que será compartido por vehículos privados y autobuses. Para ello se construirá un túnel de cuatro kilómetros que conectará desde la avenida de los Poblados con los subterráneos de la M-30, con tres carriles para cada sentido, uno de ellos Bus-VAO.

Lo que hoy en día es la A-5 pasará a ser un gran bulevar con 80.000 m2 de zonas verdes que también contará con un gran carril bici que conectará Madrid Río con Alcorcón, cuya entrada en servicio está programada para 2023. Además, se eliminará la brecha que actualmente separa los barrios de Colonia Jardín y Batán, en un margen del vial, con Lucero y Campamento, en el otro.

Aunque la Operación Campamento solucionará el principal problema de tráfico de la zona, la relativa al Paseo de Extremadura, los vecinos reclaman al Gobierno municipal que también actúe en las otras dos vías conflictivas: las carreteras de Carabanchel a Aravaca y la de Boadilla del Monte, que entre las dos suman un total de 75.000 vehículos diarios, aproximadamente. Para la primera, la Asociación de Vecinos de Campamento demanda la instalación de semáforos y pantallas acústicas, además de aparcamientos disuasorios en Pozuelo; para la segunda, pide su reconversión en bulevar con límite de 30 km/h para que deje de ser una carretera que conecte municipios y, en su lugar, sea una calle más del barrio.

Mientras el gran proyecto para la A-5 continúa con su compleja tramitación, los vecinos y vecinas del barrio de Campamento aguardan la —necesaria— pacificación del tráfico que les permitirá mejorar su calidad de vida. El consistorio y la asociación vecinal siguen negociando para poder extender la actuación a las otras dos carreteras y poder eliminar el triángulo de tráfico que asfixia a la zona.

Fuentes: La Información, Telemadrid, EYS Municipales, Asociación de Vecinos de Campamento.

Un comentario en «El intenso tráfico de la A-5 ‘ahoga’ al barrio de Campamento»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.