El fin del campamento que violo los derechos de los inmigrantes en España

Finalmente se ha conseguido desmantelar el campamento improvisado en el muelle de Arguineguín (Mogán, Gran Canaria), donde han tenido que vivir 2.600 inmigrantes en un espacio provisto para unas 400 personas.

Después de casi cuatro meses desde su inauguración, la situación en el campamento para inmigrantes era insostenible, muchos de ellos tenían que dormir en cartones en el suelo y comer bocadillos de atún para almorzar, comer y cenar, según fuente de El País. El agua para llevar unas condiciones de salud adecuadas tampoco era suficiente, únicamente había unos 25 baños y 12 duchas para miles de personas.

Este espacio se ha convertido en la vergüenza de la gestión migratoria de nuestro país en los últimos meses, donde se ha permitido que miles de personas vivan en condiciones infrahumanas. Además, la entrada a los periodistas en este lugar fue vetada, por lo que las imágenes de lo que allí dentro realmente ocurrió no saldrán a la luz. Los pocos testimonios que hay de ese lugar son de un joven de 23 años, Yassine Esadik, que según cuanta a el periódico “El País” tuvo que dormir en el asfalto del muelle durante 20 días ya que no tenía una cama. Además del testimonio de un pediatra que contó en Twitter que atendió a un chico que llevaba tirado en el asfalto durante nueve días, después de llegar en una patera con seis de sus primos los cuales habían muerto de inanición.

Gracias a una inspección de técnicos del Defensor del Pueblo este campamento ha logrado ser desmantelado. La denuncia al Ministerio de Interior destacaba que en ese lugar los derechos de los inmigrantes eran vulnerados y las condiciones en las que residían ponían en peligro su integridad física. Por otro lado, también incumplía con leyes básicas sobre los derechos básicos de los migrantes como la ausencia de asistencia jurídica y la permanencia bajo custodia policial de personas, entre ellas de menores, durante más de tres días.

Los inmigrantes que vivieron ya en este lugar se trasladaran a un nuevo campamento instalando en Barranco Seco, unos terrenos militares a ocho kilómetros de Las Palmas de Gran Canaria, el cual cuenta con una capacidad de 1.000 personas. Igualmente que en el campamento de Arguineguín la policía ha impedido la entrada de los medios desde ayer lunes 30 de noviembre.

Sin embargo, este “muelle de la vergüenza” todavía no ha sido completamente desmantelado. Seguirá operativo para las próximas llegadas de inmigrantes a la costa de Gran Canaria, las cuales ha frenado su velocidad de llegada por el fuerte oleaje de los últimos días.

Este año se ha contabilizado el mayor número de llegadas de inmigrantes a nuestro más, sólo en el muelle de Arguineguín se han sumado más de 19.000 desembarcos. Los inmigrantes que normalmente llegan a nuestro país vienen de países como Marruecos o el África subsahariana, después de viajes que pueden durar meses o años. En muchas de las entrevistas en las que se han recogido testimonios de estos inmigrantes alegan que llegan a España en busca de un sueño, con la esperanza de poder rehacer sus vidas, encontrar trabajo y poder mandar dinero a sus familias, las cuales en sus países se encuentran en situaciones de extrema pobreza o en medio de conflictos bélicos.

En muchos de los casos estos inmigrantes son menores de edad y pasan a ser tutelados por las autoridades del Estado y por el sistema de protección de menores de España. Después de un reconocimiento físico, se les lleva a centros de menores donde vivirán hasta su mayoría de edad, momento en el que tendrán que buscarse la vida por ellos mismo, una situación bastante difícil en nuestro país y una de las grandes problemáticas que nuestro sistema debe afrontar con urgencia. Según datos oficiales a finales de noviembre de 2019 en España había 12.750 menas (Menores Extranjeros No Acompañados) y está cifra hoy en día no ha hecho más que aumentar.

Un comentario en «El fin del campamento que violo los derechos de los inmigrantes en España»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *