El discurso del Rey

Un año más el Mensaje del Rey no aporta mucho.

Mensaje real, 2013.

El pasado martes Televisión Española emitía el tradicional mensaje de navidad de Juan Carlos I, en el que se intentó renovar la imagen del Rey, y con él, la de la Casa Real, apostando por tocar los temas que más preocupan a los españoles como son la crisis económica, el paro, el desempleo juvenil, la corrupción o el terrorismo. El monarca también dio a conocer la postura de la Corona en cuanto al desafío soberanista en Cataluña, tema que tras lanzar Artur Mas las dos preguntas del referéndum catalán, obligó a modificar el discurso haciendo hincapié en la unidad de un país diverso.

El escenario del mensaje no dista del de otros años, se grabó en el despacho del Rey modificando el fondo con algunos elementos para dar dinamismo al plano. Como es habitual aparecen las banderas de España y Europa, una figura que representa el nacimiento navideño y una foto, que dependiendo del año cambia para transmitir fuerza a algún aspecto del discurso. En esta ocasión se escogió la reunión del monarca con la Presidenta y los vicepresidentes de la Fundación Víctimas del Terrorismo. Además sobre la mesa de trabajo se dispuso un ejemplar de la Constitución, realzando así el total apoyo de la institución a la carta magna.

En primer lugar el monarca agradeció a todos los españoles que están pasando por las dificultades derivadas de la crisis económica y que ocupa el primer puesto en las preocupaciones de los ciudadanos: los parados, los jóvenes, los pequeños y medianos empresarios, los emprendedores, las personas que no pueden acceder a una vivienda, los autónomos y los emigrantes e inmigrantes a quienes agradeció “sin reservas” su aportación. Agradeció de manera especial a los pensionistas que son “el soporte de muchas economías familiares” y que le sirvió para resaltar la fuerza de la familia y un agradecimiento a la sociedad civil. El Rey no olvidó a las víctimas del terrorismo y sus familiares a quienes mostró su apoyo incondicional, tema de reciente actualidad tras la aplicación de la doctrina Parot.

La independencia de Cataluña tuvo gran protagonismo en el discurso, como se remarcaba anteriormente. Juan Carlos I destacó la posible “actualización de los acuerdos de convivencia […] con generosidad para ceder cuando es preciso, para comprender las razones del otro y para hacer del diálogo el método de solución de los problemas colectivos”. Esto apela a la colaboración y entendimiento de todas las fuerzas políticas en un acuerdo consensuado dentro de la legalidad vigente en la Constitución.

Para tratar el tema de la corrupción, el Rey comparó el “ejemplo de responsabilidad y de civismo” mostrados por los colectivos citados con “los casos de falta de ejemplaridad en la vida pública que han afectado al prestigio de la política y las instituciones”. Aunque de manera leve, habla tanto de la clase política como de las instituciones, englobando ahí el Caso Nóos en el que esta imputado su yerno, Iñaqui Urdangarín.

En cuanto a la gesticulación, nada nuevo que aportar, el Rey mostró serenidad,convencimiento y claridad, mirando a cámara en todo momento, resultado todo de su gran experiencia en la retórica política y en este tipo de discursos emitidos en televisión.

Un mensaje que no aporta mucho a la innovación, pero que pretende acercarse a la sociedad de manera especial, enumerando los problemas que sufre y destacando que la institución real es consciente de ellos, que el Rey seguirá desempeñando sus funciones y prometiendo ejemplaridad y transparencia. Sin duda, algo que a la sociedad le cuesta ver actualmente en las altas esferas españolas y que ha acabado con el ‘veto de opinión’ y la imagen impecable que existía hacia el Rey y la institución que representa.

Antonio Caselles Sáez

Antonio Caselles Sáez

Natural de Bigastro (Alicante). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Politécnica de Valencia. Actualmente estudiando Máster en Periodismo Multimedia Profesional en la Universidad Complutense de Madrid y en prácticas como Redactor en la Agencia EFE. Interesado en comunicación, prensa, televisión y cine, entre otras muchas cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *