El detective analógico vuelve a las andadas

Johnny English: De nuevo en acción aterriza en los cines madrileños y nos trae una trepidante comedia con el icónico Johnny English como protagonista. La historia comienza con un ciberataque de magnitud nacional en el Reino Unido. Los agentes del Servicio Secreto Británico no pueden hacer nada contra él, pues están localizados por el delincuente, razón que impulsa a la primera ministra a depender de los agentes antiguos, entre los cuales se encuentra Johnny English, quien mata accidentalmente al resto cuando llega a la reunión, por lo que todo depende de él y de un ayudante, quienes prescindirán de todo tipo de tecnología moderna, incluidos los móviles. Al final, a pesar de los múltiples errores que cometen, consiguen salir airosos y atrapan al villano, que termina siendo el millonario que quería hacer un acuerdo con la primera ministra, pero cuyas verdaderas intenciones eran dominar el mundo gracias al enorme control que tenía de la tecnología.

Johnny English en un cartel promocional de la película.

Fuente: eCartelera.

La película refleja el salto generacional en temas de tecnologías, siendo en el fondo una crítica a nuestra generación por un lado, por ser tan dependientes de ellas, razón por la que fácilmente sucumbiríamos ante quien se adueñara de la tecnología, y de la de nuestros padres, por su poca habilidad a la hora de utilizarlas, algo que les puede perjudicar a la hora de realizar las tareas más simples. En cualquier caso, el protagonista demuestra un gran ingenio para realizar sus planes, aunque claro, siempre falla algo, sino la película no sería una comedia.

La película, secuela del film de 2011, Johnny English: Returns, a pesar de conservar la esencia de entregas anteriores, no ha conseguido tanto éxito como su antecesora, pues ha recaudado ya 2,1 millones de euros, una cifra notable, pero algo inferior a los 2,7 millones que recaudó su predecesora en los primeros 10 días. Sin embargo, es necesario tener en cuenta que han pasado siete años y las nuevas generaciones no identifican tanto al personaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.