El Centro Cultural Galileo acoge la exposición «Diarios de Libertad. Maestras y pedagogas de la II República»

Desde el comienzo del mes de noviembre, los vecinos de Chamberí se dejan caer por el Centro Cultural Galileo para embarcarse en un viaje con destino a principios del siglo XX. A través de tres pequeñas salas, los visitantes pueden aproximarse a la forma de educar y de enseñar a ver la vida que tenían las maestras de la II República.

Se trata del homenaje perfecto a las mujeres que marcaron un antes y un después en la historia de la educación en España. La primera sala acoge tres árboles hechos de cartón que muestran los nombres de las principales maestras; las divide en tres categorías: maestras de maestras; maestras: ciudadanas comprometidas; y pioneras.

Sala 1 de la exposición. / Foto: Aurora Santos-Olmo

En la segunda sala se encuentran diferentes fotos de la época. En ellas se explica la represión que sufrieron estas mujeres durante la guerra civil por haber simbolizado un nuevo prototipo de mujer opuesto a lo que se defendía en el nacional-catolicismo. También se narra cómo eran las escuelas de la época, que no segregaban por sexos y que la educación era pública, obligatoria, gratuita, activa y laica.

Asimismo, se encuentra en la sala un cuadro en el que aparecen, divididas en constelaciones, las diferentes maestras que forman parte del homenaje. Junto a esto, se encuentra una gran pantalla que emula un cielo en el que han sido colocadas estas constelaciones.En la misma habitación, se distribuyen cuatro mesas en las que hay una pequeña biografía de algunas de las homenajeadas.

Por último, antes de entrar en la última sala, se encuentra una foto en la que se habla del legado de las maestras y se insta a tener viva su memoria. Además, hay dos vitrinas, una a cada lado de la sala, donde encontramos libros, fichas y cuadernos de la época.

Finalmente, se encuentra la última sala. En ella, a modo de biombo, se encuentran distribuidas unas pequeñas reseñas de diferentes maestras. En las que se destacan anécdotas de cómo impartían sus clases y logros que llevaron a cabo. Al igual que en la anterior habitación, también hay un par de vitrinas con recuerdos de la época.

Tras esto termina la exposición, que permitirá a los vecinos del castizo Chamberí realizar este viaje hasta el próximo 30 de noviembre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *