El Barça destroza la ilusión de Vallecas

Llegó uno de los días más esperados por los seguidores del Rayo Vallecano, el día en el que se jugaba el Rayo – FC Barcelona en el Estadio de Vallecas. Los aficionados rayistas llegaban a su estadio con ilusión en la tarde del sábado 3 de noviembre para ver jugar a su equipo, decimonoveno en la clasificación, contra el líder indiscutible, el FC Barcelona. Pero ninguno de ellos se imaginó lo que allí ocurriría.

El partido ya comenzó siendo más especial que ningún otro ya que se homenajearía a Isidoro Prieto ‘Isi’, el mítico utilero del Rayo Vallecano que dejaba su profesión tras 30 años de dedicación al escudo rayista.

Comenzó el encuentro y el Rayo iba a por los tres puntos ante un Barcelona que no dio muy buena imagen en el partido de Copa del Rey frente a la Cultural Leonesa. Pero ya en el minuto 11, Luis Suárez logró rematar con la izquierda tras un pase de Jordi Alba desde la línea de fondo que puso el 0-1 en el marcador de Vallecas.

 

Tras esto, el Rayo no se vino abajo y 24 minutos después, José Ángel Pozo hizo el gol del empate tras encontrarse en la frontal del área con un rechace de Clément Lenglet para disparar al palo izquierdo de Ter Stegen y anotar el 1-1 del partido.

Tuvimos que esperar al minuto 57 de la segunda parte para ver más goles cuando Álvaro García, que acababa de salir al terreno de juego sustituyendo a Óscar Trejo, marcó a placer tras un remate de Raúl De Tomás al palo. En este momento, el Estadio de Vallecas se volcó con sus jugadores y se vivió una locura extrema entre los aficionados que allí se encontraban y que no esperaban ver a un Barça dominado por los jugadores rayistas.

 

A partir de este momento, los jugadores de Miguel Ángel Sánchez ‘Míchel’ tuvieron cantidad de ocasiones, mientras se veía a un FC Barcelona apagado y sin dejar huella de su gran calidad. Dominio absoluto del Rayo Vallecano en la segunda parte que finalmente acabó en tragedia para la escuadra vallecana. A tres minutos para el final del encuentro, Ousmane Dembélé marcó con un disparo cruzado tras un pase de Gerard Piqué y, al tiempo, Luis Suárez remató a bocajarro un centro al área de Sergi Roberto que se convirtió en el gol que les dio los tres puntos y que dejó al Rayo Vallecano sin obtener el merecido premio de la victoria.

Fue un partido raro e injusto. El Rayo demostró ser muy superior a los jugadores de Ernesto Valverde que se quedaron sin combustible y que pareció haberse conformado con el primer gol de Luis Suárez. Muy mala suerte para los rayistas que lo dieron todo durante los 90 minutos en el terreno de juego pero que al final no pudieron celebrar la despedida de Isi como merecían. El fútbol a veces es injusto y en la noche del 3 de noviembre lo fue, y mucho, con el Rayo Vallecano de Madrid.

Rayo Vallecano 2-3 FC Barcelona. FOTO | Paula Naveira.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.