El Atlético remonta ‘derrochando coraje y corazón’

Un Atlético de Madrid plagado de bajas da la vuelta al marcador hasta en dos ocasiones y se alza con la victoria en el Metropolitano. El conjunto colchonero termina ganando a un desmejorado Ahtletic de Bilbao con un agónico gol de Godín en el minuto 92
El estadio Wanda Metropolitano justo antes del comienzo del partido entre el Atlético de Madrid y el Athletic de Bilbao / Foto: Miguel Hernández Morán

El encuentro comenzó con ese ambiente épico que otorgan a los encuentros de fútbol la oscuridad de la noche y las primeras gotas de lluvia. Olía a noche grande en el Wanda Metropolitano, no es algo que se pudiera explicar, pero los aficionados colchoneros tenían esa sensación y así quedó reflejado en la forma en la que resonó el himno rojiblanco en todo el estadio.

El Athletic de Bilbao venía condicionado por una mala racha en la Liga, con solo una victoria en lo que llevamos de temporada y el Atlético de Madrid tenía la necesidad de ganar para no perder la estela del líder de la Liga, el F. C. Barcelona. El partido, por lo tanto, prometía intensidad. Y así comenzaron los 90 minutos, con el equipo colchonero dominando el encuentro y proponiendo más en ataque, mientras que el conjunto bilbaíno buscaba sus oportunidades a través de la conexión entre Iñaki Williams e Iker Muniaín.

 

En el minuto 36, el Athletic aprovechaba un desajuste defensivo de los de ‘el Cholo’ para convertir el primer gol. Tras un disparo de Mikel San José que pegaba en la cruceta y se quedaba al límite de la línea de gol, llegó Williams para empujar al fondo de la red. El Atlético de Madrid no acostumbra a dejar ver su defensa desarbolada, pero es cierto que solo contaba con Godín como defensa central del primer equipo, acompañado de un debutante Montero algo espeso e inseguro.

Simeone tuvo que mover fichas en el descanso metiendo en el campo a Vitolo en detrimento de un Diego Costa que volvía de lesión y no había aportado demasiado en la primera parte. El centrocampista canario se echó el equipo a la espalda y lideró la producción ofensiva del conjunto rojiblanco. Los locales se volcaron al ataque y el Atlético consiguió igualar el encuentro con un ‘misil’ de Thomas Partey desde 30 metros.

Los colchoneros solo pensaban en la victoria y Simeone decidió sutituir al canterano Montero por el ofensivo Gelson Martins, dejando así a Saúl como central. Tras el gol de Thomas ‘el Cholo’ decidía echar el resto sustituyendo a Correa por Kalinic, con la intención de tener un ‘9’ más de referencia. Justo tras agotar los cambios William pondría el 1-2 en el marcador del Metropolitano a través de una contra perfectamente ejecutada por los de Berizzo. Al disgusto del gol en contra había que sumarle que Godín se acababa de ‘romper’ tratando de evitar el gol, y los rojiblancos habían agotado los cambios.

Con este panorama, Simeone decidió colocar a Godín de delantero dejando a Thomas y Saúl como centrales de emergencia. El Atlético comenzó a dominar el encuentro desde todas las líneas y a través de un córner sacado por Thomas en el minuto 80, Rodri ponía las tablas en el marcador con un testarazo. Euforia en un Metropolitano que se disfrazó de Calderón para alentar a su equipo.

El tiempo corría y ambos equipos solo contaban con los tres minutos de descuento que el arbitro había añadido para romper la igualdad en el marcador. Los locales seguían volcados arriba, y finalmente…éxtasis en las gradas del Metropolitano. En el minuto 92, un lesionado Godín, daba la victoria al Atlético a través del saque de una falta de Thomas y las prolongaciones de Saúl y Griezmann. El central charrúa, rotura muscular mediante, se impulsaba y metía la cabeza para batir a Iago Herrerín.

Godín culmina la remontada atlética / Foto: Guille Martinez. Cordon Press
Godín culmina la remontada atlética / Foto: Guille Martinez. Cordon Press

Como es costumbre en la afición colchonera, la angustia se prolongaría hasta el final, ya que el tanto de Godín fue anulado por el linier en primera instancia pero finalmente validado por el VAR, convirtiéndose en el mayor estallido de euforia vivido hasta el momento en el Metropolitano. Equipo y afición lograron una remontada épica culminada por un guerrero único, Diego Godín, el Cid Campeador de Simeone.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.